Suscribirse

Blogs

Blogs

                          

FIGURA 20.1

Dentro de la dinastía Julia, la sucesión al título de emperador, se había venido produciendo, como una práctica normal, dentro de los miembros de una misma familia. Esta práctica no debe extrañarnos, dada la extraordinaria importancia en los orígenes de Roma que tenian los conceptos de tribu y de familia, de tal manera que la República siempre se consideró como una agrupación de orden superior que englobaba, pero no diluía dentro de ella a otros grupos humanos como los referidos anteriormente.
En los casos de Tibério y de Nerón, la sucesión se había realizado a través del procedimiento de la adopción que, después de los Flavios, sería empleado extensivamente por los Antoninos. En otros casos como los de Caligula y Claudio, la sucesión se había producido mediante la búsqueda de una figura de la misma familia considerada por el Senado o guardia pretoriana como mas conveniente para su interés, por unas u otras razones.
Una vez que Vespasiano accedió el poder, la novedad fue que en práctica, el emperador compartió el gobierno, en forma plena, con sus hijos Tito y Domiciano. De tal manera que el poder fue ejercido conjuntamente por los tres hasta la muerte de Vespasiano y después, por los dos hermanos hasta la muerte de Tito y finalmente, por el único sobreviviente de los tres, Domiciano. Así, en vida de Vespasiano, éste siempre fue reconocido como emperador y Augusto, mientras que sus dos hijos eran reconocidos únicamente como Césares y después de la muerte de Vespasiano, únicamente Tito ostentó el título de emperador, continuando Domiciano como Cesar hasta que a la muerte de su hermano, es reconocido como emperador.
La influencia de estos avatares en los títulos que identifican a cada personaje en las acuñaciones de los Flavios puede seguirse plenamente a través de las leyendas que rodean los retratos de Vespasiano, Tito y Domiciano en estas  monedas. Las leyendas de Vespasiano siempre empiezan con el título de emperador (IMP), seguido del de Cesar (CAE), seguido de su nombre (VESP, VESPAS o VESPASIAN) y de sus títulos (típicamente: Augusto, Pontífice Máximo, Tribuno, Padre de la Patria y Consul) representados por sus abreviaturas sin puntos, ni separaciones intermedias (IMPCAESVESPASAVGPMTRPPPCOSIII, por ejemplo) añadiendo en algunos casos otro título como el de Censor (CENS) ejercido ad personam en algún año determinado.
Este sistema de gobierno colegiado funcionó perfectamente hasta el momento de la muerte de Tito y fue operativo en tiempos posteriores como la asociación entre Adriano y Aelio, seguido por la asociación con Antonino tras la muerte de Aelio. Este esquema se reproduce también en la asociación al poder imperial entre Antonino y Marco Aurelio, entre Marco Aurelio y Lucio Vero (después con Cómodo, tras la muerte de Lucio Vero) o en el gobierno de Septimio Severo con sus hijos Caracalla y Geta, aunque en este caso el resultado final, asesinato de Geta, no fue tan feliz. En todos estos casos una persona actuaba con el título de emperador (sinónimo de Augusto) y las personas a las que había asociado al poder, actuaban con el título de Césares.
En esta tradición se basó, mas de dos siglos después Diocleciano para establecer la llamada Tetrarquía, en la cual dos personas con el  título de Augustos regían cada uno parte del Imperio (Oriente con capital en Bizancio y Occidente con capital en Roma) identificando cada uno de ellos a un heredero que hasta el momento que le sucediera actuaría como su auxiliar, con el título de Cesar. 

                           

FIGURA 20.2


La razón fundamental de la accesibilidad de las acuñaciones de Vespasiano para el coleccionista de moneda romana, es el gran número de ejemplares que fueron acuñados durante su reinado, tanto en oro (Áureos) como en plata (Denarios), latón (Sestercios y Dupondios) o bronce (Ases, Semis y Cuadrans). Esta abundancia en las acuñaciones fue uno de los elementos de la reforma hacendística de Vespasiano, que renovó totalmente el sistema fiscal romano a través de una estimación objetiva de la riqueza y capacidad de pago de ciudadanos y súbitos basado en un levantamiento catastral que afectó a todas la provincias del Imperio. El aumento del circulante producido por las acuñaciones, especialmente en plata, realizadas en base al empleo de las especies metálicas que la labor de los recaudadores de impuestos facilitaba a la Hacienda, estimuló notablemente las relaciones comerciales no solo dentro del Imperio, sino también con pueblos situados fuera de su órbita, especialmente en Asia, como Arabia y Persia.
En la FIGURA 20.1 aparece uno de los Sestercios mas populares emitidos por Vespasiano, el tipo con reverso JUDAEA CAPTA, conmemorativo de la victoria de Vespasiano y Tito en la guerra subsecuente al levantamiento judio contra el poder de Roma, con objeto de restituir la independencia a los territorios bíblicos. Ya encauzada la guerra, Vespasiano partió para Roma en 69 D.C.,  dejando a su hijo Tito con 6 legiones y el mismo número de tropas auxiliares, el mandato de completar la campaña, no a través de la pacificación, sino con el aniquilamiento del pueblo judío. Este aniquilamiento se materalizó en el sitio, toma y final destrucción de Jerusalen, incluyendo el Templo construido originariamente por Salomón.
La guerra, de extraordinaria virulencia, produjo mas de 500.000 victimas aparte de unos 10.000 prisioneros que en su mayoría fueron vendidos como esclavos en las principales ciudades del Imperio. Las discordias entre Celotes e Idumeos, así como entre otras facciones de los propios judíos, tuvieron también una parte importante en el desarrollo de la guerra, cuyo el final fue celebrado con el Triunfo en Roma de Vespasiano y Tito y el encadenamiento a su carro de los principales jefes hebreos, como Juan y Simón.
Al final de esta guerra, alude el reverso de esta moneda que muestra una palmera en el centro como símbolo de Palestina, bajo la cual se encuentra una figura femenina sentada llorando, y una figura masculina con las manos atadas a la espalda, al lado de despojos de guerra. Las monedas de Vespasiano con este reverso fueron acuñadas todas ellas durante su tercer consulado (COS III) en el año 71 D.C.. Con un reverso muy semejante fueron también acuñados Sestercios a nombre de Tito, ya como emperador, en el año de su octavo consulado (COS VIII) el año 80 D.C., tras la muerte de Vespasiano.
En estas monedas de Tito la leyenda JUDAEA CAPTA aparece no a ambos lados de la palmera como en la de Vespasiano, sino en horizontal sobre la propia palmera. Estas piezas aparecen en el mercado con una frecuencia mucho menor (del orden de 1 a 7) que las de Vespasiano. Mucho mas raras todavía son las piezas de JUDAEA CAPTA emitidas a nombre de Tito a título de Cesar (COS II) en 72 D.C. durante el reinado de Vespasiano, de las que en  CAYON 1984 se reproducen dos ejemplares, aunque creemos que el precio asignado (muy similar al de los emitidos por Tito a título de emperador) no se encuentra en proporción con su rareza.

                           

FIGURA 20.3


La pieza JUDAEA CAPTA de Vespasiano no es demasiado rara, aunque la popularidad de este conflicto que ha llegado hasta nuestros días, ha hecho que los coleccionistas, en toda época, hayan tenido interés en poseer alguna de ellas, por lo que tradicionalmente su precio ha sido superior a su rareza. Aquí, se considerará este reverso como raro, pero no muy raro. Ya COHEN valoraba este Sestercio al doble de los normales de Vespasiano y RIC lo consideraba escaso (S) pero no raro.
La pieza aquí mostrada es ciertamente bella, debido principalmente a su gran módulo y perfecta redondez, así como al tamaño y buena delimitación de los caracteres de la leyenda del anverso. La conservación no puede exceder a F, ya que la mayor parte de la corona no resulta visible y el gastaje en general, está bastante extendido. En cuanto a su pátina, marrón, tiene cierta calidad, pero sus discontinuidades no permiten que merezca mas allá de la calificación de intermedia.
SEAR valora la pieza en sus tres ediciones a unas 3 veces el precio menor de los Sestercios de Vespasiano e incluso en su edición de 1970 a 5 veces, calificación con la que ya hemos indicado no podemos estar de acuerdo. Mas en línea, están las estimaciones de CAYON 1984 y 1985 que la valoran en 1.300 FS y 10.000 P respectivamente, el doble del Sestercio común de Vespasiano. Así, con un precio del Sestercio base de Vespasiano de 350€ en F y 700€ en F, teniendo en cuenta su consideración de raro, llegaríamos a un precio de mercado de 1.000€ al tomar en consideración, las características apuntadas de gran módulo y redondez.
La pieza de la FIGURA 20.2 corresponde al tipo ROMA de pie en reverso, a nuestro juicio, uno de los mas comunes Sestercios de Vespasiano, junto con el tipo de MARTE caminando. Tres piezas de este mismo tipo se muestran también en las FIGURAS 18.2, 18.3 y 18.4, cuyos grados de conservación son VG-, G y VG- respectivamente. De esta manera, podemos ver que la diferencia de dos grados, como es éste el caso, es distinguible inmediatamente, incluso para el mas profano en la materia. No lo es tanto, si hablamos de un único grado. Así, la pieza que estamos analizando (FIGURA 20.2) no presenta un relieve de anverso demasiado acusado. Pero se evidencia que éso se debe a la forma aplanada del cuño y no al gastaje, ya que la corona (elemento básico para graduar Sestercios) está completa, pudiendose distinguir todas las hojas. Esto ya es indicativo de VF en lugar de F, ya que el gastaje no es generalizado.

                         

FIGURA 20.4


También si examinamos detalles del pelo, arrugas en la frente, pómulo y especialmente pliegues del vestido de la figura de Roma, vemos que se trata de un VF+. A esta conservación ya le correspondería un valor de  700€. Ahora, al tener en cuenta la pátina, vemos su completa continuidad en anverso y reverso por lo que debemos considerarla con una calidad superior a la intermedia, aunque no alcance la belleza que le permitiría duplicar el valor estándar. Por tanto, nos quedaría a medio camino entre 700€ y 1.400€, por lo que le asignamos a la pieza un precio de mercado de 1.000€. Esta pátina aunque que no se conserven granos de arena adheridos a ella, es característica del enterramiento en este material. 
Las dos piezas de las FIGURAS 20.3 y 20.4 corresponden ambas al tipo de Esperanza de pie, similar al de esa misma figura de Claudio. Es la pieza mas común de Tito, el hijo de Vespasiano, quizá, con la de PAX AUGUSTI. Vemos que en la primera, la cabeza del emperador mira a la izquierda y en la segunda, a la derecha. Esta circunstancia como ya se apuntaba al hablar de los Sestercios de Nerón es característica de estos dos emperadores, en los cuales el precio es independiente de la orientación de la cabeza. Evidentemente, la conservación de las dos piezas es muy pobre, pero sin embargo no debemos despreciar ejemplares muy gastados, siempre que al comienzo de nuestro interés por los Sestercios, se trate de emperadores de los cuales no es fácil conseguir piezas bien conservadas por poco dinero, como es el caso de Tito.
El precio base que se considera para los Sestercios de Tito en G con pátina intermedia es 150€, igual que el caso de Claudio, pero algo menor que para los de Nerón (190€). Ambas monedas corresponden al periodo de Tito en el que actuó como emperador, a la muerte de su padre, del 79 D.C. al 81 D.C.. A esta circunstancia corresponde el comienzo de la leyenda del anverso que comienza con IMPTCAES, indicando IMP su condición de emperador, título que no tenia asignado durante el reinado de Vespasiano, en el que acuño monedas solo con el título de Cesar.

                        

FIGURA 20.5


Su nombre es simplemente indicado por la letra T detrás de IMP, por lo que cuando las leyendas están muy gastadas y no es posible leer el comienzo de ellas, es necesario observar detenidamente la cabeza del emperador para identificar si se trata de Tito o de Vespasiano. En este sentido, para esta identificación nos puede ayudar el tener en cuenta que, de ordinario, la cabeza de Tito presenta un aspecto mas rechoncho y con una expresión menos hirusta que la de Vespasiano. La primera pieza se encuentra en G-, ya que no todos los caracteres de la leyenda son legibles, mientras que la segunda estaría en G ya que se pueden identificar todos los caracteres de las leyenda del anverso, aunque alguno de ellos éste muy débil. A estas calidades corresponderían precios de 125€ y 150€ que rebajaríamos a valores de mercado de 80€ y 95€ al tener en cuenta la muy baja calidad de la pátina, casi inexistente, lejos de la de pátina intermedia. Ambas piezas fueron acuñadas en el año del octavo consulado de Tito (COS VIII) en el 80 D.C..
El Sestercio que aparece en la última fotografía (FIGURA 20.5) es algo mas raro que los anteriores, pero no mucho mas raro. Alude al igual que el tipo semejante de Nerón (FIGURA 14.5) al reparto de trigo a los ciudadanos de Roma al que se refiere la figura de la Abundancia de pie con figura de la Equidad en la mano derecha y cornucopia llena de grano en la izquierda, mostrándose en el fondo un recipiente con espigas de trigo y una proa de nave. La leyenda es poco legible pero el gastaje de la cabeza de Tito que es claramente inferior al de las piezas anteriores, nos hace consider un valor en G+, de 200€, que se reduciría a la mitad por la defectuosa pátina y una visibilidad de leyenda mas baja que la que le correspondería a la definición de las figuras. Estos determinaría un precio de mercado de 100€.

 

 

Medidas en las redes sociales (1)

Introducción

Conectividad global de la red

Posiciones de los actores

Proximo articulo

Introducción

Una primera evaluación de una red social nos lleva de manera simple a contar el número de actores y las conexiones existentes entre ellos. Encontramos actores que tienen muchas conexiones y otros actores pocas. Cuando las relaciones sean dirigidas, es decir que el sentido importa,  habrán actores fuente (generadores de relaciones) y actores sumidero (receptores de relaciones). Estas diferencias son útiles para explicar diferencias de como los actores ven el mundo y como el mundo los ve a ellos. Algunos actores gozarán de posiciones privilegiadas; más cercanas al resto, o uniendo grupos separados, etc. También vemos que hay actores con un número y tipo de conexiones muy similares. El grado de similitud o disimilitud entre ellos es la base para una posible clasificación. A nivel individual el numero y tipo de conexiones determinan la imbricación de cada actor dentro de la red condicionando sus oportunidades, influencia y poder.

No siempre las redes analizadas están totalmente conectadas, de tal manera  que existen grupos desconectados. Estas separaciones tienen relevancia sociológica siendo la base para la estratificación y origen de conflictos  También es importante, a nivel de cada actor, medir su separación del resto ya que esta separación influye en su facilidad para obtener apoyo, aprender o influir en otros.

Un aspecto interesante es observar las diferentes formas de conexiones vecinas. Por ejemplo, entre parejas  de actores se pueden dar tres tipo de estructuras: no existe conexión, una  conexión de un hacia otro y dos conexiones  en reciprocidad. Dependiendo del tipo de relación las formas tiene diferente estabilidad siendo la inexistencia o las conexiones reciprocas las más estables y las conexiones asimétricas las más inestables. Por tanto a nivel global, las redes con mas relaciones inexistente o reciprocas  serán mas estables que las redes con mayoría de conexiones asimétricas.

Otras formas de estructuras vecinas son las triadas. Para algunos autores la triada es la unidad básica  de estudio de las redes y donde se puede observar todas las formas fundamentales de relación social. Existen hasta 16 formas de conexión entre tres actores. De especial interés son las triadas transitivas consideradas como el estado natural a preservar en una red (A esta conectado con B que esta conectado con C que esta conectado con A). Es por tanto útil medir en una red tanto a nivel individual como en el conjunto de la red la proporción de sus triadas transitivas.

Figura 1. Diferentes tipos de triadas

Las consideraciones anteriormente  expuestas han llevado a los expertos a proponer diferentes medidas con las que evaluar las redes sociales. Nos apoyaremos, tal como veíamos en el artículo anterior, en  los procedimientos y medidas de la teoría de grafos y cálculo  matricial. Para ello y en   función de la perspectiva analítica evaluamos:

1. Posiciones de los actores

2. Conectividad global de la red

3. Grupos y cohesiones

4. Equivalencia estructural

En este artículo  abordamos las medidas más frecuentes para describir la conectividad global de las redes sociales y las posiciones individuales de sus actores.

 

Conectividad global de la red

Densidad: mide la proporción de las conexiones que existen en la red con respecto al número total de las posibles. Cuantas más conexiones mas rápido y preciso el flujo de información. La densidad típicamente disminuye conforme crece el número de personas. Ya que es muy difícil en grupos numerosos que existan relaciones entre todos los actores. Como alternativa se utiliza el número de enlaces por nodo.

Figura 2. Densidades y distancias en dos redes

Distancia (cercanía): muestra el promedio de nodos que debe cruzarse para alcanzar de todos los nodos a todos los nodos. Distancias cortas significan poder transmitir y compartir  con mayor rapidez y precisión. Las personas tienen mas posibilidades de llegar a una persona a una distancia de dos (un amigo de un amigo), reduciéndose drásticamente la probabilidad  más allá de esa distancia. Diámetro es la máxima distancia de la red entre dos actores

Reciprocidad: porcentaje de nodos con vinculo reciproco con respecto al total de pares de nodos vinculados

Transitividad: El ratio de dividir el numero total de triadas transitivas entre el total de triadas transitivas e intransitivas.

Agrupamiento (clustering): Para cada nodo se listan todos los nodos vecinos y se calculan las conexiones posibles entre esos nodos vecinos. El cociente entre los dos valores es el coeficiente de agrupamiento de ese nodo. Para la totalidad de la red es el promedio de todos los coeficientes.

Posiciones de los actores

Grado: Número de conexiones que tiene un actor con todos los demás actores de la red. Se distingue, en redes dirigidas, entre el grado de salida (conexiones que tiene el origen en el actor) y grado de entrada (conexiones que tienen como destino el actor). El grado es un índice  de exposición a lo que está circulando a través de la red. Por ejemplo, en una red de rumores: el actor con más grado tendrá más probabilidades de escuchar un dado rumor. El grado se interpreta como la oportunidad de influir o ser influido directamente por su capacidad para comunicar con otros.

Figura 3. Grado de un actor

Cercanía: Los actores se conectan con otros actores bien directamente o bien  indirectamente mediante otros actores que hacen de intermediarios.

La cercanía entre dos actores es el número de conexiones a recorrer desde un actor para llegar a otro. Los actores con recorridos mas cortos  gozan de una posición de mas independencia puesto que les permite llegar con facilidad a los otros actores sin intermediarios.

 

Intermediación: Para llegar de un actor a otro es imprescindible, en muchos casos,  pasar por otros actores. La intermediación de un actor es  la frecuencia  con que su nodo en la red social aparece  en los caminos más cortos de unos actores a otros.

Los actores con  posiciones altas en intermediación tienen capacidad para modificar o parar los flujos dentro de la red, son cuellos de botellas con gran incidencia en muchos procesos empresariales (transmisión de información, conocimientos, toma de decisiones, etc.).

En otras ocasiones el significado es distinto; ya que estos actores, con frecuencia, integran partes de una red que de otro modo permanecerían separadas. La medida de su intermediación proporciona  una aproximación de su peso como conector, de su importancia como integrador de la red.

La intermediación representa la influencia al medir  el control que un actor tiene sobre la comunicación y los flujos en la red. Cuantos mas flujos pasen por el actor más influencia tendrá para restringir, modificar o beneficiarse de ellos.

Figura 4. Intermediación

Eigenvector: Mide la posición en la red de  un actor teniendo en cuenta la posición de los actores a los que esta conectado. Una puntuación alta significa que el actor puede acceder a muchos otros actores que están bien conectados y es relativamente independiente de ellos. Es por tanto un indicador  de la popularidad o relevancia de los conocidos. Tiende a identificar el centro de los grupos cohesivos.

Figura 5. Eigenvector

 

Proximo articulo: Medidas en las redes sociales (2)

 

 

Martes 15 de Febrero de 2011 10:53

"The Baked Brownie" + The Civil Wars

por Ana Martínez Arce

Hace años que no hacía un brownie y hay que ver lo que me estaba perdiendo. A diario intento hacer bizcochos que sirvan para desayunar y que, preferiblemente lleven aunque sea 50 gramos de plátano o zanahoria para sentirme menos culpable. Así lo haces y mientras te lo comes estás pensando y diciéndole a todo el que te pregunta: si comiendo este bizcocho estoy comiendo fruta. Vamos, que con un poco más cumplo la cuota diaria de 20 piezas de fruta diaria que recomiendan los endocrinos. Esa es otra, a mí que alguien me explique esta regla, porque en verano o primavera, a base de cerezas, fresas y frambuesas, igual hasta la cumplo, pero en el triste invierno lo de comerme 10 manzanas y 10 peras se me hace un poco cuesta arriba.

 

 


Además no entiendo por qué pero yo, que como a toda velocidad, tardo unos 30 minutos en comerme una manzana cruda. No es que no me gusten, me gustan, y en postres casi más, pero crudas yo no sé si tienen algún tipo de sustancia que hace que mi mandíbula trabaje más despacio o algo así  pero, vamos, que se me hacen un mundo. Aún así, no creo que ni la gente que no tiene mi problema sea capaz de tomarse dos manzanas para desayunar, dos a media mañana, dos antes de comer y así sucesivamente. Esa es otra, la gracia de tomarse la fruta antes de comer porque si te la tomas después engorda. Pues mire señor endocrino, yo si no me como la dichosa manzana después de comer, para quedarme con un buen sabor de boca le doy a la tableta de chocolate, así que me da a mi que voy a pasar de la moda esta rara.

 


Por eso una para hacer un brownie necesita una excusa, porque no creo que me lo vaya a recomendar ningún cardiólogo... En este caso se trató de hacer un postre para una cena de mi madre. Que no es el típico postre refinado que se sirve después de una lubina, pues no, pero yo acababa de recibir el libro "Baked: New Frontiers in Baking" y quería probar la receta del brownie que tantos premios había ganado, que había hecho famosos a los dueños de este "coffee shop-bakery" de Brooklyn y que tanto le ha gustado a Oprah. El problema es que no contaba con que los americanos no solo miden los volúmenes en "cups", sino que las raciones normales para ellos aquí dan de comer a una familia de 4. Conclusión: hice el brownie, recorté circulos y los puse uno encima de otro a modo de torre para la cena y aún así me sobró media plancha de brownie. Pero la verdad es que duró más bien poco.

 

 

Este brownie es merecedor de todos los premios que ha recibido y más y no necesita la típica bola de helado de vainilla que acompaña a los brownies más mediocres que sirven en los restaurantes americanos.  Combina las mejores características de un brownie: la jugosidad y el intenso sabor a chocolate, con el buen saber de los autores de "Baked" que añaden algo de sal y café a la masa. La sal es fundamental y como pasa con el caramelo con sal, hace que lo dulce no sea tan dulce y te queden siempre ganas de probar más. El café es sutil, pero tabién le da un toque especial. Yo diría que es el MEJOR brownie que he probado y como Brooklyn queda un poco lejos, la opción más fácil es sacar la fuente mayor que tengáis y ponerse a hacer brownie para 50 como un buen americano. Ahora solo me queda probar la versión rubia del brownie (los blondies), aunque sinceramente, me extrañaría que llegase al nivel de la versión morena.


Para completar la dosis de cosas buenas del día os recomiendo la canción que tengo en modo repetición desde hace varios días. Además el videoclip me encanta: Poison and Wine de The Civil Wars (y no, no es Johnny Depp el que canta aunque lo parezca).

 


RECETA: Para un molde de 23x34cm (lo que yo decía: brownie para el cuartel)


290gr harina

1 cucharadita de sal

2 cucharadas de cacao en polvo

319gr chocolate

232gr mantequilla

1 cucharadita de café soluble

348gr azúcar

116gr azúcar moreno

5 huevos

2 cucharaditas de extracto de vainilla


La verdad es que vista así la lista de ingredientes da un poco de miedo, pero un día es un día!


1. Precalentar el horno a 180º y engrasar el molde con mantequilla.

2. En un bol mezclar la harina, la sal y el cacao en polvo.

3. Poner el chocolate, la mantequilla y el café soluble en un bol sobre un cazo con agua hirviendo y derretir la mezcla.

4. Apartar del fuego sin quitar el bol de encima del cazo y añadir los azúcares. Batir hasta que todo esté bien mezclado y levantar el bol del cazo. Apartar hasta que alcance la temperatura ambiente.

5. Añadir 3 huevos a la mezcla de chocolate y batir hasta que todo esté mezclado.

6. Añadir el resto de los huevos y el extracto de vainilla y batir hasta que tod esté mezclado, teniendo cuidado de no pasarse para evitar que el brownie quede como un bizcocho.

7. Echar la mezcla de la harina sobre la del chocolate y mezclar utilizando una espátula hasta que se vea solo un poco de la mezcla de la harina.

8. Echar la mezcla sobre el molde y cocer al horno durante 30 minutos, hasta que al insertar un cuchillo en el centro salga con alguna miga húmeda. Este paso es muy relativo, pero en mi opinión es mejor pecar a que el brownie quede poco hecho que mucho.


Envueltos en papel film a temperatura ambiente aguantan bien hasta tres días.

 

 

                          

FIGURA 19.1

Desde el punto de vista de quien ha decidido coleccionar monedas romanas, Vespasiano supone el primer emperador del cual es posible adquirir Sestercios y Denarios por cantidades asequibles, presentando al proprio tiempo una suficiente variedad de tipos distintos, por lo que es posible reunir  un número grande de monedas con reversos diferentes que aludan a diferentes aspectos de su reinado. También, en cuanto a los anversos, aunque la mayoría de los Sestercios de Vespasiano están fechados en el año en que recibe su tercer consulado (COS III) en 71D.C., la leyenda con el nombre y títulos del emperador presenta suficiente número de variantes, según la forma en que se represente el nombre del emperador, ya sea VESP, VESPAS o VESPASIANO, por ejemplo.
Claro está que teniendo en cuanta que estos Sestercios estuvieron todavía circulando durante mas de dos siglos, las piezas con conservaciones en grado VF o superior son, naturalmente, de un precio prohibitivo para el coleccionista que comienza. Sin embargo, ejemplares en conservaciones inferiores, como VG o F, sí son verdaderamente asequibles, presentando la ventaja frente a Sestercios de muchos otros emperadores, de que el abultado relieve de la cabeza del emperador preserva frecuentemente de gastaje a las leyendas del anverso que en la mayor parte de los casos son legibles aún en conservaciones bajas.
Esta consideración respecto a los Sestercios de Vespasiano es también aplicable respecto a los Sestercios de su hijo Domiciano, especialmente por lo que se refiere al tipo JUPTER (IOVI VICTORI) del que se acuñaron grandes cantidades entre los años 85 y 95 D.C. . Caso aparte, son los Sestercios de Tito, hijo mayor y sucesor inmediato de Vespasiano, que tiene una rareza equivalente a los de Galba o Nerón, rareza que lógicamente tiene repercusión en su precio que viene a ser casi el doble de los de Vespasiano en grado equivalente de conservación. Esto se debe a que aunque Tito, como su hermano Domiciano, acuñaron monedas durante los 9 años de reinado de su padre, antes lo hicieron con el titulo de Cesar y no con el de Imperator, por lo que estas emisiones produjeron menos ejemplares que las coetáneas de Vespasiano, así como al hecho de que el reinado de Tito como emperador propiamente dicho duró apenas 2 años, por lo que el número de ejemplares acuñados fue escaso.

                          

FIGURA 19.2


Habiendo ya referido en la entrada anterior las circunstancias que rodearon a la proclamación de Vespasiano, mencionaremos ahora los hechos de carácter militar que se produjeron durante su reinado, alguno de los cuales son conmemorados en sus Sestercios.
Ya hemos hecho referencia a la guerra de Judea que terminó con la destrucción del Templo de Jerusalén, hecho del que volveremos a ocuparnos al describir y valorar los Sestercios emitidos por Vespasiano y Tito para conmemorar estos acontecimientos. Al mismo tiempo de la lucha contra la sublevación hebrea, Vespasiano tuvo que hacer frente al levantamiento en la actual Holanda de las tribus Batavas que pronto fue secundada por otras tribus de Germania y la Galia. Este levantamiento fue iniciado y dirigido por  Claudio Civil, antiguo enemigo de Roma que a la manera de Arminio en tiempos de Augusto, en función de sus éxitos iníciales en el hostigamiento de las legiones que cubrían la parte norte de la frontera del Imperio, se ganó una fama entre las tribus locales que le permitieron llegar a pensar en la fundación de un reino independiente.
La animadversión de Claudio Civil hacia  Roma se había generado a partir de la ejecución de su hermano Julio y la prisión de él mismo en la capital de Imperio por orden de Nerón. Vespasiano comisionó a su pariente Petilio Cerial al frente de las legiones encargadas de sofocar el levantamiento, el cual pese a la importante victoria obtenida sobre Cerial, cerca de la actual Treveris, tuvo finalmente que concertar una paz basada en la consideración de esta parte del Rhin como frontera del Imperio.  
Una vez pacificado el Imperio, Vespasiano auxiliado por Muciano, como directo colaborador, acometió la reforma de las legiones, especialmente de las que custodiaban la frontera renana, fijando el número total en 20. Por lo que se refiere a la guardia pretoriana, o guardia del emperador, restableció la organización de Augusto con un sistema de reclutamiento independiente del ejército con un número de efectivos de 9 cohortes.  La reorganización del ejército le permitió progresar en la conquista de Britania que tímidamente iniciada por Julio Cesar y continuada por Claudio, se encontraba detenida durante los últimos años.
Esta acción fue encomendada a Julio Agricolá, suegro del historiador Tácito que refiere en la biografía que le dedico, los hechos mas relevantes de esta campaña. Fueron éstos el sometimiento de la actual Galia y la contención de las incursiones de los Caledonios mas allá de los límites de la actual Escocia. Desde el punto de vista geográfico, fue especialmente relevante la constatación de que Britania era una isla, cuya conquista y consolidación fue desarrollándose en el reinado de posteriores emperadores como Adriano, Antonino y Séptimo Severo, muerto precisamente en York, tras haber intentado completar la conquista de la isla, incorporando la zona situada al norte  de la muralla mandada construir, tiempo después, por Adriano.
Las 3 primeras FIGURAS de esta estrada muestran 3 ejemplares correspondientes al tipo MARTE de Sestercios de Vespasiano, con la figura del dios de la guerra caminando hacia la derecha con lanza en la mano derecha y trofeo en la izquierda, con manto recogido a la altura de la cintura. Este reverso, característico de los Flavios, es particularmente corriente en el caso de Vespasiano y incluso en el de Tito y mas escaso en el caso de Domiciano. Dado el origen inequívocamente militar de la dinastía, no es extraño que esta figura fuera una de las mas frecuentemente reproducidas en sus Sestercios.
Las piezas emitidas por Domiciano con este reverso, lo son siempre durante su periodo de Cesar, es decir durante el reinado de Vespasiano, mientras que las emitidas por Tito, si bien la mayoría corresponde a esta misma circunstancia, también existen ejemplares emitidos durante el octavo consulado de Tito (COS VIII) una vez ya proclamado emperador. Estos ejemplares son algo mas raros que los anteriores y en ellos aparece la figura de Marte con túnica desplegada.

                          

FIGURA 19.3


TE (FIGURAS 19.1, 19.2 y 19.3) es con claridad el mas corriente de los Sestercios de Vespasiano. Así lo señalan tanto COHEN como CAYON, RIC y SEAR. CAYON 1984 y 1985 los valoran en 600 FS y 45.000 P respectivamente, el precio mas bajo de las acuñaciones de esta denominación de Vespasiano. SEAR en su ediciones de 1970 y 1988 fija unos precios de 15 L en F y 200 L en VF respectivamente, similar a los de otros Sestercios comunes de Vespasiano; sin embargo en su edición de 2000 fija un precio de 110 L, 275 L y 850 L, en conservaciones F, VF y XF, los mínimos asignados a Sestercios de este emperador. Llama también la atención que, en este caso, los precios de SEAR no lleguen a triplicarse en cada cambio de grado, como era normal en Sestercios de emperadores anteriores.
La pieza de la FIGURA 19.1 se encuentra claramente en conservación F, ya que presenta gastaje generalizado, pero conservando aún bastantes detalles de la cabeza y rasgos faciales del emperador, así como de la figura de Marte en el reverso, siendo también las leyendas claramente visibles y definidas, salvo en la parte inferior derecha del anverso, lo que al igual que lo referido al comentar la pieza de la FIGURA 18.5, no corresponde propiamente a gastaje, sino a poca presión del cuño en el momento de la producción, debido probablemente al obstáculo que representó un relieve demasiado elevado en la parte central de la cabeza. Este efecto, aunque propiamente no afecte al grado de conservación, sin embargo resulta aquí particularmente nocivo ya que aunque la mayoría de las piezas con este reverso están fechadas en el año del tercer consulado de Vespasiano (71 D.C.), otras lo están en el segundo ( 70 D.C.) y otras en el cuarto ( 72 D.C.), por lo que al no poderse apreciar esta circunstancia en la pieza reproducida, en forma de II, III o IIII después de COS, resulta imposible datar e individualizar la variante, con precisión.
Sin embargo, esta pieza tiene una pátina impecable, aunque no magnífica, con absoluta seguridad acerca de su autenticidad, continuidad, brillo y no retoque, por lo que en condiciones normales duplicaría el valor de 350€, el que correspondería al grado F con pátina intermedia. No obstante, el defecto antes reseñado puede llegar a compensar la muy buena calidad de su pátina, por lo que se estima un precio de mercado de la pieza de 300€, muy cerca del valor antes reseñado.
Caso contrario es la pieza de esta mismo tipo, reproducida en la FIGURA 19.2 en la que la pátina sería claramente de la calidad que se viene denominando como intermedia; es decir, con considerables restos de la pátina original pero con evidentes signos de haber sido removida en determinadas zonas, como la figura de Marte en el reverso y las letras de la leyenda y el rostro del emperador, en el anverso, con objeto de tratar de resaltar la presencia de la pieza.

                         

FIGURA 19.4


Sin embargo, la visibilidad de la leyenda es claramente superior a la del caso anterior, por lo que podemos identificar con precisión el año de acuñación, el 71 D.C. (COS III). Esto compensaría de alguna manera las carencias de la pátina por lo que si atendemos al gastaje principalmente, nos quedaríamos con el valor que corresponde a un grado F con pátina intermedia, 350€ que están muy cerca del valor estimado de mercado de 300€, algo inferior al anterior al tenerse en cuenta las señales de manipulación de la pátina.
El tercer ejemplar del tipo MARTE se muestra en la FIGURA 19.3. Esta pieza es de las tres de este tipo de Sestercio que estamos comentando, la que presenta mayor dificultad a la hora de graduar. La pieza, en principio, aparece menos agradable a la vista que cualquiera de las dos que le preceden. No obstante, debemos tener en cuenta que, en el momento de la asignación de grado, las convenciones admitidas por la generalidad de comerciantes y coleccionistas, al nivel mundial, nos indica que lo que vamos a valorar a la hora de graduar es la cantidad de gastaje que ha sufrido una moneda como consecuencia de su circulación.
Indudablemente, existe otra serie de factores que influyen en el precio, pero esos otros factores han de ser ponderados separadamente: pátina, rareza del tipo, fecha de acuñación, ceca, manipulación, defectos, corrosiones y otros muchos, pero de ellos el único que influye en la determinación del grado, es el que hemos comentado. Por tanto cuando estamos valorándolo, no lo debemos mezclar con los otros factores. Si así opera la generalidad de agentes del tipo de coleccionismo del que estamos formando parte, debemos actuar en la forma que hacen los demás; el caso contrario, acabara pasándonos factura.
Actuando de esta manera, diríamos que la pieza está en grado F+, es decir un tercio de grado mas que las anteriores. La pieza no llega a alcanzar los requerimientos de un VF, ni siquiera de un VF-, dado su gastaje generalizado, pero la continuidad del cinturón de la figura, la visibilidad completa de la lanza, los detalles del ojo del emperador, la constatación de claras arrugas sobre su rostro y otros muchos, nos permiten asignar tal grado. A este grado le correspondería en precio de 500€. Por otra parte, la pátina aunque no llega a duplicar el precio con respecto al de la misma pieza con pátina intermedia, es indudablemente natural, poco retocada y casi continua. Lo que realmente afea el aspecto de la pieza son las fortísimas corrosiones que han actuado sobre el metal a lo largo del proceso de enterramiento que es el mismo que llegó a originar su pátina. Todo ello lleva a asignar a esta pieza un valor de mercado de 350€.

                         

FIGURA 19.5


Caso completamente contrario es el de la pieza de la FIGURA  19.4 en la que prácticamente no hay corrosiones, pero la patina acumulada tiene un espesor muy escaso, lo que hace suponer que se ha formado por la acción atmosférica, en tiempo posterior al de su hallazgo. Este tipo de reverso, el FORTUNAE REDVCI, representa a la diosa Fortuna de pie con rama de olivo en la mano derecha y cornucopia en la izquierda, con un timón de nave al fondo. Esta representación que será frecuente también en Sestercios de los Antoninos, está dirigida a expresar la alegría de la ciudad de Roma tras el regreso de largo viaje del emperador. Esta pieza es común en el caso de Vespasiano, con valoraciones muy cerca de la mínima en CAYON, SEAR, COHEN y RIC. Aquí la fijaremos un precio de mercado de 450€, 100€ mas de lo que correspondería al grado F, por la calidad de la pátina, algo superior a la intermedia.
Por último, la FIGURA 19.5 nos muestra un Sestercio del tipo PAX AUGUSTI pero con una representación de la figura de la paz absolutamente distinta de la habitual, con la orientación hacia la derecha y prendiendo fuego a una pira en la que se acumulan pertrechos de guerra arrancados a los enemigos de Roma. Esta representación hace que el tipo sea raro, siendo valorado en COHEN en 20 FF y 3.000 FS en CAYON 1984, no apareciendo en SEAR y considerándolo RIC  con un grado de rareza R. Su anverso sería VF- y su pátina, superior a la intermedia. Todo ello podría llevarnos a un valor de 2.000€, pero el gastaje de su reverso es tal (solo llegaría a AG-) y tiene tanta importancia por la escasez de la pieza que solo podemos asignarla un precio de mercado de 275€ y un grado de conservación global de F+.

19.THE FLAVIAN SESTERCE WITHIN REACH OF THE COLLECTORS

From the point of view of someone who has decided to collect Roman coins, Vespasian is the first emperor of who it may be possible to purchase sesterces and denarius for affordable amounts, presenting at the same time a sufficient variety of different types, making possible to gather a large number of coins with different backs that allude to different aspects of his reign. Also, about the fronts, although most of Vespasian sesterces are dated in the year when he received his third consulate (COS III) in 71 A.C., the legend with the name and titles of the Emperor has an enough number of variants, depending on how they represent the emperor's name, either VESP, VESPAS or VESPASIANO, for example.
It is clear that taking into account that these sesterces were still in circulation for more than two centuries, the pieces with a degree of conservation in VF or higher are, of course, prohibitively expensive for the beginning collector. However, copies in lower conservation, as VG or F, they are really affordable, presenting the advantage compared with many other emperors’ sesterces, because the large relief of the emperor's head frequently preserves the legends from the wear of the front which in the most cases are readable even in low conservations.
This consideration regarding the sesterces of Vespasian is also applicable with respect to the sesterces of his son Domitianus, especially as regards the type JUPTER (IOVI VICTORI) of which a large amount were minted between the years 85 and 95 A.C. Other case are the sesterces of Titus, the eldest son and immediate successor of Vespasian, which have a rarity equivalent to those of Galba and Nero, rarity that logically has an impact on its price, amount to almost twice the value of the Vespasian sesterces in a equivalent degree of conservation. This is because even Titus, as his brother Domitianus, minted coins during the 9 year of reign of his father, before they did it with the title of Caesar, and not with the title of Emperor, so these issues were in fewer copies than the contemporary of Vespasian, as well as the fact that Titus’ reign as emperor itself lasted just 2 years, so the number of copies coined was low.
Having already mentioned in the previous post the circumstances surrounding the proclamation of Vespasian, now we are going to mention the military facts that took place during his reign, some of which are commemorated in his sesterces.
We have already made reference to the war in Judea which ended with the destruction of the Temple of Jerusalem, a fact which we will describe again and assess the sesterces issued by Vespasian and Titus to commemorate these events. The fighting against the Jewish revolt happened at the same time that Vespasian had to face the uprising in the current Holland of the tribes Batavians which was soon supported by other tribes of Germania and Gaul. This uprising was initiated and directed by Claudius Civilis old enemy of Rome, who in the same way of Arminius in Augustus’ times, according to his initial successes in the harassment of the legions that covered the northern border of the Empire, won a reputation among local tribes that made him believe that he could found an independent kingdom.
The Claudio Civil hostility against Rome had generated by the execution of his brother Julius and by his own prison in the capital of the Empire by Nero’s order. Vespasian commissioned his relative Petillius Cerialis in the front of the legions in charge of quelling the uprising, which despite the significant victory over Cerialis, near to the current Trier, he had finally to set up a peace based on the consideration of this part of the Rhine as the frontier of the Empire.
Once the Empire pacified, Vespasian, supported by Mutien as direct collaborator, undertook the reform of the legions, especially those guarding the Rhine frontier, setting the total number in 20. As regards to the Praetorian Guard, or guard of the emperor, it was re-established the organization of Augustus with an independent system of military recruitment with a troop composition of 9 cohorts. The reorganization of the army allowed him to progress in the conquest of Britain which timidly initiated by Julius Caesar and continued by Claudius, was paralyzed over the past years.
There was entrusted Julius Agricola with this action, father in law of the historian Tacitus attributed to him the most relevant issues in this campaign in the biography that he dedicated to him. Those were the subjugation of the actual Gaul and the containment of the incursions of the Caledonians beyond the limits of the current Scotland. From a geographic point of view, the finding that Britain was actually an island was particularly important, whose conquest and consolidation was developing in the reign of subsequent emperors Hadrian, Antoninus and Septimius Severus, died just in York after trying to complete the conquest of the island, incorporating the area north of the wall ordered to be built afterwards by Hadrian.
The first 3 figures of this post show 3 copies of the type MARTE sesterces of Vespasian, with the figure of the god of war walking right with a spear in his right hand and a trophy in the left, with a cloak picked up till the waist. This back, typically Flavian, is particularly common in the case of Vespasian and even in Titus, but scarcer in the case of Domitianus. Given the clearly military origin of the dynasty is not surprising that this figure was one of the most frequently reproduced in their sesterces.
The pieces issued by Domitianus with this back are always made during his period of Cesar, i.e. during the reign of Vespasian, while those issued by Titus, even most of them are minted in the same circumstances, there are also copies issued during the eighth Titus’ consulate (COS VIII) once proclaimed as emperor. These copies are a bit rarer than the others and in them the figure of Mars has the tunic spread.
The Mars type (Figure 19.1, 19.2 and 19.3) is clearly the most common of Vespasian sesterces. As Cohen, Cayon, 1984 and 1985, RIC and Sear confirm, they valued it at 600FSFS and 45,000P respectively, the lowest price of the coinage for the Vespasian. Sear in his editions of 1970 and 1988 fixed the prices of 15L in F and 200L in VF, respectively, similar to the other common sesterces of Vespasian; however in his edition of 2000, he sets a price of 110L, 275L and 850L, in conservations of F, VF and XF, the minimum assigned to sesterces of this emperor. It is also noteworthy that in this case, the prices of Sear do not triple each time they change the degree, as it happened with previous emperors’ sesterces.
The piece of Figure 19.1 is clearly in F conservation as it has a widespread wear, but it still conserves many details of the head and facial features of the emperor, as well as the figure of Mars in the back, and the legend clearly visible and defined, except for the lower right part of the front, what as we mention before about the piece of Figure 18.5, it is not a result of the wear, but of a little pressure of the stamp at the moment of its coinage, probably due to an obstacle, which was the too high relief in the central part of the head. This effect, though it does not affect the degree of conservation itself, nevertheless, here is particularly damaging because although most of the pieces with this back are dated in the third consulate year of Vespasian (71 A.C.), others are on the second year (70 A.C.) and others in the forth (72 A.C.), so not being able to see this on the piece shown by the form of II, III or IIII after COS, it is impossible to date and identify the variant, with accuracy.
However, this piece has an impeccable patina, but not wonderful, with absolute certainty about its authenticity, continuity, brightness and not retouched, so under normal conditions would it would double its value of 350€, which corresponds to the degree F with intermediate patina. However, the defect mentioned before can compensate the high quality of its patina, so it is estimated a market price at 300€, close to the value specified above.
It is the contrary the case of the piece of the same type reproduced in Figure 19.2, in which the patina would clearly be the quality that has been making reference to as intermediate, i.e. with substantial traces of the original patina but with obvious signs of having been removed in certain areas, like in the figure of Mars in the back and the letters of the legend and the face of the emperor, in the front, to try to highlight the presence of the piece.
However, the visibility of the legend is clearly superior to the previous one, so we can identify the year of issue, 71 A.C. (COS III). This somehow offset the shortages of the patina, so if we look mainly at the wear, we are left with the value corresponding to a degree F with intermediate patina, 350€, which is very close to the estimated market value of 300€, something below the previous one taking into account the evidences of manipulation of the patina.
The third copy of MARS type is shown in Figure 19.3. This piece is of the three of such sesterces under discussion, which presents greater difficulty in evaluating. The piece, in principle, appears less pleasing to the eye than either of the previous two. However, we have keep in mind that at the time of the designation a degree, the conventions accepted by the majority of traders and collectors, worldwide, tell us that what we value at the moment of evaluating is the level of wear the coin has suffered as a result of its circulation.
Undoubtedly there are other factors that influence the price, but these other factors must be weighed separately: patina, rarity of the type, date of issue, coinage, tampering, defects, corrosion and many others, but the only one that influences in the determination of the degree is which we have mentioned. So when we are evaluating it, we should not mix with the other factors. If the majority collection agents of which we are part operate like this, we must act in the way others do, otherwise it would end up invoicing somebody.
Acting in this way, we would say that the piece is in degree F+, i.e. a third of a degree more than the previous ones. The piece fails to meet the requirements of a VF or even a VF-, given its widespread wear, but because of the continuity of the belt of the figure, the full visibility of the spear, the details of the emperor's eye, finding clear the wrinkles on his face and many others, we can assign that degree. To this extent would fall in a price of 500€. Moreover, the patina although it does not double the price compared to the same piece with intermediate patina, is undoubtedly natural, slightly retouched and almost continuous. What really make ugly the appearance of the piece are the very high corrosions that have acted on the metal during the burial process which is the same that made it reaches its patina. This leads to give this piece a market value of 350€.
A completely contrary case is the piece of Figure 19.4, in which there is nearly any corrosion, but the accumulated patina has a very low thickness, which suggests that it has been formed by weathering action, in the time after its discovery. This kind of back, the FORTUNAE REDVCI, represents the goddess Fortuna standing with an olive branch in her right hand and cornucopia in the left, with a ship rudder in the background. This representation which is also common in sesterces of the Antonines, is intended to express the joy of the city of Rome after the long journey back of the emperor. This piece is common in the case of Vespasian, with ratings close to the minimum in Cayon, Sear, Cohen and RIC. Here we will set a market price of 450€, 100€ more than what would correspond to an F degree, for the quality of its patina, a bit above the intermediate.
Finally, Figure 19.5 shows us a sesterce of the type PAX AUGUSTI but with a depiction of the figure of Peace completely different from usual, oriented to the right and setting fire to a pile in which accumulated military equipment of war torn from the enemies of Rome. This representation makes the type to be rare, being valued by Cohen at 20FF and 3,000FS in Cayon 1984, not appearing in Sear and RIC considering it with a rarity degree of R. Its front would be VF- and the patina over the intermediate. This could lead to a value of 2,000€, but the wear of the back is such (just come to AG-) and it has as much importance by the scarcity of this piece that we can only assign a market price of 275€ and a global degree of conservation of F+.

 

                         

 FIGURA 18.1

Como en cualquier régimen político en el cual la autoridad se encuentra fuertemente centralizada y especialmente cuando ésta va pasando de unos miembros a otros dentro de una misma familia, el derrocamiento de un miembro de esta familia, como es el caso de Nerón, en unas circunstancias en las que no existe un sucesor claro y además la situación se  ha hecho tan critica que la animadversión de los ciudadanos es tan honda que no solo abarca a quien gobierna, sino también a todos los miembros de su familia o dinastía, se produce un vacío de poder que tiende a ser llenado por quien en ese momento dispone de la fuerza necesaria, materializada en el mando de unidades militares con el suficiente número de efectivos como para amenazar con una toma del poder a consolidar posteriormente por parte de órganos representativos, como el Senado, a partir de una situación de hecho.
Esto es lo que ocurre tras la muerte de Nerón. La Historia nos resalta el papel que desempeñaron en ese momento tres Jefes militares como Galba, Otón y Vitelio que tras cruentas luchas entre ellos, llegan a  ostentar, si bien brevemente, el poder supremo en Roma. Pero en este periodo, conocido como Guerras Civiles, un gran número de jefes locales y gobernadores provinciales también apoyan a uno o a otro y también luchan enconadamente entre ellos. Lo que mas nos da idea de la fortaleza del Imperio en ese momento, es que Roma pudiera suportar tan turbulento periodo, que veremos sistemáticamente reproducido en tiempos posteriores, sin que se altere la solidez de sus principales instituciones.
Normalmente, estos periodos suelen producir la aparición de una figura que aparte sus posibles cualidades personales, logra un natural apoyo de la ciudadanía cansada de la anarquía y deseosa del inicio de un tiempo de orden y seguridad. Recordemos, en este sentido, el papel del propio Augusto liquidando las luchas entre triunviros y ya en los tiempos modernos, el de Napoleón apagando y al propio tiempo consolidando las turbulencias y conquistas de la Revolución Francesa.

                         

FIGURA 18.2


Esta figura, el liquidador del periodo de Guerras Civiles, fue Tito Flavio Vespasiano conocido generalmente como Vespasiano, su sobrenombre, ya que el uso de su nombre propiamente dicho fue desde su nacimiento el mismo de su hijo conocido por Tito desde mucho antes que accediera al Imperio a la muerte de su padre. Vespasiano nació en 9 D.C. en Falarina, una pequeña ciudad del territorio original de los Sabinos, cercana a Roma, siendo hijo de Vespesia y de Flavio Sabino, recaudador de impuestos.
Vespasiano desarrolló, al igual que Galba, su “ cursus honorum” dentro de la carrera militar en la que desempeñó funciones de jefatura, primero en Germania y posteriormente en el sur de Inglaterra, donde consiguió victorias militares que le depararon el honor de ser recibido en Triunfo en la propia Roma, así como un primer consulado que ejerció muchos años antes de ser proclamado emperador. Después de acompañar a Nerón en su periplo por las ciudades griegas en 66D.C. fue designado por éste para el mando del ejército romano encargado de la pacificación de Judea, que se había alzado en armas contra el dominio de Roma en ese mismo año.

                           

FIGURA 18.3


Asistido en todo momento por su hijo mayor Tito, adoptó las medidas necesarias para dominar la sublevación con la mayor economía de hombres y recursos. En esta tarea se encontraba enfrascado, cuando la caótica situación engendrada en la Imperio por las luchas entre Otón y Vitelio, tras la muerte de Galba, llevó las tropas a  su mando, a proclamarle emperador, en Alejandría. Dejando a cargo de Tito el liquidar el conflicto Judío, inició su marcha hacia Roma, a lo largo de la cual se le fueron adhiriendo, primero las legiones de Egipto Judea y Siria, y las de Moesia y Hungría, después. Esto le llevó a ser reconocido en 70 D.C. como emperador en Roma.
 La entronización de Vespasiano, supuso un cambio de familia, y por tanto de dinastía, de dueños del poder en Roma. Así, a la dinastía Julia iniciada por Julio Cesar y Octavio Augusto, la sucedió la dinastía Flavia, nombre familiar de Vespasiano, dentro de la cual llegaron a regir el Imperio sus dos hijos, primero Tito y después Domiciano. Este cambio de dinastía, en absoluto supuso una ruptura con las tradiciones romanas. Antes bien, por el contrario, la aceptación de cierto coprotagonismo para el Senado, vaciado de contenido en los últimos tiempos de la dinastía anterior, la exaltación y el reconocimiento de las viejas virtudes republicanas coexistieron con la aceptación de la institución Imperial, de la cual, desde un principio, se declararon como claros sucesores.
Esta voluntad de continuidad con los tiempos anteriores, tiene un claro reflejo en las acuñaciones de los Flavios. El Sestercio continuó siendo la moneda de bronce por excelencia para las transacciones diarias, acompañada de Dupondios y Ases, al propio tiempo que se tiende a expresar en Sestercios los contratos y regulaciones de impuestos, actuando también estas piezas como moneda de cuenta, aunque las denominaciones de: pieza de plata (Denario) y pieza de oro (Aureo) continúan apareciendo en este tipo de documentos escritos. Con referencia al periodo de Guerras Civiles, anterior al nombramiento de Vespasiano, es preciso hacer notar que entre las representaciones que figuran en los Sestercios de Galba y las de los de Vitelio, ya se ha operado un cambio, no radical, pero sí progresivo, habiendo tenido lugar un cambio en las tendencias de diseño.
Así, las grandes letras que enmarcan por completo, en forma de corona circular, el retrato del emperador, tienden a disminuir su tamaño y, en ciertas ocasiones, se interrumpen en la parte inferior del anverso. También el relieve tan acusado que presentaba en su centro el rostro del emperador en los tiempos de Nerón y Galba especialmente, tiende a rebajarse, y se eligen composiciones mas sencillas en el reverso, con figuras femeninas de píe que plantean menos problemas prácticos en la preparación de los cuños para la producción de moneda. Estas características que empiezan a manifestarse en el corto periodo del reinado de Vitelio, que a diferencia de Otón sí emitió Sestercios aunque muy escasos todos ellos, se consolidan con los Flavios  a partir del comienzo del mandato de Vespasiano. También, tipos como los de Marte caminando y PAX AUGUSTA en reverso, que se inician en el reinado de Vitelio, serán continuadas en el de Vespasiano. Con Vespasiano, aunque solo rigió el Imperio durante 9 años, el números de emisiones y la variedad de tipos aumenta con respecto a épocas anteriores, por lo que el precio base que consideramos para un Sestercio común de este emperador, será de 95€, aproximadamente la mitad de los de Nerón o Galba en G.
La FIGURA 18.1 reproduce uno de los Sestercios mas populares emitidos por Tito después de la muerte y subsecuente divinización de su padre Vespasiano, con objeto de honrar su figura en forma semejante a la que, con otro diseño, hace la pieza mostrada en la figura 17.5. Es evidente el fuerte influjo que ejerce sobre el diseño de esta pieza, la configuración del Sestercio acuñado por Tibério (FIGURA 1.4) en honor de su padre adoptivo Augusto, en la hora de su muerte y divinización. Así, el anverso con carro tirado por 4 elefantes con auriga conduciendo un carro triunfal con la figura sentada del emperador con Victoria en la mano izquierda y cetro en la derecha, es idéntico, siendo la única variación, que ahora el sentido de la marcha es hacia la derecha en lugar de hacia la izquierda. De la misma manera, en el reverso se hace constar la autoría del Sestercio, con el nombre y títulos de emperador reinante, Tito en este caso, mientras que en el reverso se indica DIVO AVG VESP o VESPAS. No es ocioso, en este caso, reflejar aquí la leyenda completa del reverso, ya que la condición de la pieza no permite apreciarla: IMP T CAES DIVI VESP F AVG PM TR P PP COS VIII.
Este tipo, raro, pero no muy raro, con rareza R en RIC, es valorado quizá desproporcionadamente alto por CAYON  quien en CAYON 1984 le asigna un precio de 3.000 FF y en CAYON 1985, de 225.000 P, especialmente si lo comparamos con el precio que fija a los Sestercios comunes de Vespasiano, como el ROMA, que es de 700 FF.

                         

FIGURA 18.4


 En el extremo contrario cae la valoración de SEAR que aunque en su edición de 1970 es triple que la del tipo ROMA, 45 L frente a 15 L, va aminorando la diferencia en sucesivas ediciones pasando por 350 L frente a 200L en 1988 y 160 L en F frente a 160 L en F en 2000. Evidentemente la diferencia de precios en el mercado actual entre estos dos Sestercios no es un 25%, sino mas bien un 200%. Aquí, consideraremos el precio doble para este Sestercio respecto al común de Vespasiano en cualquier tipo de conservación. El estado de conservación de esta pieza es, evidentemente, muy pobre teniendo  que ser clasificada como G-, ya que las leyendas no son descifrables, aunque el alto relieve de los elefantes permita una cierta delimitación de las figuras del anverso. Así, su precio en G- sería 75€, por lo que si lo duplicamos por rareza de la pieza respecto a la común de Vespasiano, y lo dividimos por 2, como consecuencia de la práctica inexistencia de pátina, nos quedaríamos con un valor de mercado de 80€.
La pieza de la FIGURA 18.2 es un Sestercio de Vespasiano con uno de los reversos mas corrientes de este emperador, junto con el de MARTE caminando, PAX AUGUSTA y Esperanza de pie. Curiosamente aunque estos tres últimos reversos son también muy comunes en los reinados de Tito y Domiciano, hijos de Vespasiano, el tipo ROMA que aparece en la FIGURA 18.2, es bastante raro en el caso de Tito aunque no siempre los catalogos lo indican así, mientras que el tipo ROMA de pie, en el caso de Domiciano, es extraordinariamente raro, hasta el punto de que tanto COHEN como RIC  ignoran su existencia. Únicamente CAYON, en CAYON 1984, muestra una fotografía de un ejemplar que valora, con toda justicia, en 6.000 FF.
Así, la pieza de la FIGURA 18.2 pudiera haber sido graduada como F en cuanto al gastaje que previsiblemente tuvo como consecuencia de su circulación. Sin embargo, las corrosiones que se pueden apreciar tras el evidente proceso de remoción de pátina que ha sufrido, se comen, especialmente en el anverso, tal cantidad de detalles del rostro, que hacen que la pieza no pueda ser graduada mas allá de VG-, grado al que correspondería un valor de 150€, que quedaría reducido a un precio de mercado de 100€, si clasificamos su pátina entre intermedia e inexistente.

                            

FIGURA 18.5

Peor valoración aún, merece la pieza de la FIGURA 18.3 ya que aunque, aparentemente, la cabeza del emperador en el anverso presenta mejor aspecto que en el caso anterior, sin embargo, las fortísimas corrosiones que afectan a parte de la leyenda del anverso y especialmente a la figura y campo del reverso, hace que se deba asignar a la pieza un grado inferior, G en este caso. Considerando también la baja calidad de la pátina, acabaríamos reduciendo los 95€ que corresponderían a esta conservación con una pátina intermedia, a un valor de mercado de 70€.
Por el contrario, la pieza de la FIGURA 18.4 tiene una pátina aceptable que pudiéramos calificar como intermedia, ya que indudablemente es natural aunque su aspecto no sea entusiasmante aparte de dejar al descubierto la superficie de la moneda en las partes mas altas de la cabeza del emperador. La pieza la graduaremos como VG- ya que las letras de la parte baja de leyenda deñ anverso son apenas visibles y, especialmente, porque la corona de laurel se encuentra extraordinariamente gastada, especialmente en su parte alta. A esta conservación, con pátina intermedia, le correspondería un valor de 150€, pero el descentraje del anverso y reverso, que no suele ser tan acusado en los Sestercios de los Flavios, reduce su precio de mercado a 100€.
El Sestercio que aparece el la FIGURA 18.5 es, como ya hemos comentado, uno de los mas corrientes, en cuanto a su reverso, de los emperadores de la dinastía Flavia. Muestra en su reverso la figura de la Esperanza con una representación casi idéntica a la que aparece en los Sestercios de Claudio (FIGURAS 13.4, 14.1 y 14.2), con flor de lis en la mano derecha y mano izquierda recogiéndose el manto. Este Sestercio, si atendemos a su anverso, podría ser graduado como F, ya que aunque su gastaje es generalizado, sin embargo, la mayoría de las hojas, no todas, se encuentran delimitadas. No obstante, si atendemos a su reverso, éste, aunque tiene detalle suficiente como para identificar que se trata del tipo anepígrafo de la Esperanza, se encuentra tan gastado que no podríamos graduarlo mas allá de AG. Así, pese a que la media de ambas conservaciones seria G, clasificaríamos esta moneda como VG, atendiendo a la mayor importancia que debe darse al anverso, al graduar el conjunto de ambas caras. La pátina original es verde en este caso, pero presenta demasiadas irregularidades como para considerarla mas allá de intermedia.
A estas características, respondería un valor de 175€, que reduciríamos a un precio de mercado de 150€ como consecuencia de la baja legibilidad de la parte inferíor del anverso debida a flojedad de acuñación mas que al desgaste. El problema que plantea en general el tipo de Esperanza de pie es que los bordes del reverso son prácticamente inexistentes, por lo que se desgasta fácilmente con no demasiada circulación.

18.A NEW DYNASTY GO ON STAGE

As in any political system in which the authority is highly centralized and especially when it passes from one member to another within the same family, the overthrow of a member of this family, as in the case of Nero, in circumstances in which there is not an obvious successor and also the situation has become so critical that the public animosity is so deep that not only covers those who govern, but also all members of the family or dynasty, a vacuum of power that tends to be filled by those who at that time have the necessary strength, embodied by the command of military units with sufficient number of troops to threaten with a taking power to furthermore consolidate it by the representative bodies, such as the Senate, from a factual situation.
This is what happens after the death of Nero. The history will highlight the role played at that time by three military chiefs as Galba, Otho and Vitellius who after bloody battles between them, come to bear, though briefly, the supreme power in Rome. But in this period, known as the Civil Wars, a large number of local chiefs and provincial governors also support one or the other and also fight bitterly among them. The thing that gives us a better idea of the strength of the empire at that time is that Rome could support such a turbulent period, which we consistently see replicated in later times, without affecting the strength of its major institutions.
These periods usually tend to provoque the appearance of a figure that, apart from the possible personal qualities, achieves a natural support of citizens tired of the anarchy and desirous of starting a time of order and security. Remember, in this sense, the role of Augustus himself settling the end of fights between triumvirs and in modern times, Napoleon ending and at the same time consolidating the turbulence and conquests of the French Revolution.
This figure, the liquidator of the Civil War period, was Titus Flavius Vespasian, generally known as Vespasian, his nickname, since the use of his name itself was from birth the same as his son Titus, a long time before his accession to the Empire after the death of his father. Vespasian was born in 9 A.C. in Falarina, a small town in the original territory of the Sabines, near Rome, being the son of Vespesia and Flavius Sabinus, a tax collector.
Vespasian developed, like Galba, his "cursus honorum" within the military career in which he held leadership roles, first of all in Germany and later in the southern England, where he won military victories which made him afford the honor of being received the Triumph in Rome itself, as well as a first consulate that he held for many years before being proclaimed emperor. After accompanying Nero on his tour around the Greek cities in 66 A.C., he was appointed by him to command the Roman army responsible for the pacification of Judea, who had rised up in arms against the domination of Roma in that year.
Attended all the time by his eldest son Titus, he took the necessary steps to control the uprising with the greatest economy of men and resources. In this task he was engaged, when the chaotic situation in the Empire engendered by the fighting between Otho and Vitellius, after the death of Galba, he led the troops under his command to proclaim him the emperor, in Alexandria. Leaving Titus to finish with the Jewish conflict, he began his march to Rome, during it the legions of Egypt and Syria, Judea first and then those of Moesia and Hungary jointed him. This led him to be recognized as emperor in 70 A.C. in Rome.
The enthronement of Vespasian meant a change of family, and therefore of dynasty who held the power in Rome. Thus, the Julio dynasty begun by Julius Caesar and Octavian Augustus was succeeded by the Flavian dynasty, Vespasian's family name, during it two of his son came to hold the power of the Empire, Titus first and then Domitianus. This change of dynasty marked a break with the Roman tradition at all. Rather, on the contrary, the acceptance of a co-leadership with the Senate, empty of content in the last days of the previous dynasty, the enthusiasm and recognition of the old republican virtues coexisted with acceptance of the imperial institution, of which, from the beginning, they were declared as clear successors.
This desire for continuing with the earlier times is clearly reflected in the coinage of the Flavian. The sesterces continued to be the bronze coin par excellence for daily transactions, together with dupondios and as at the same time it tends to express in sesterces the contracts and tax regulations, also acting these pieces as a currency of account, although the names for: silver coin (denarius) and piece of gold (Aureus) continue to appear in this type of written documents. With reference to the Civil War period, before the appointment of Vespasian, it should be noted that among the representations contained in the sesterces of Galba and those of Vitellius, it has been a change, not radical, but progressive taking place a change in design trends.
Thus, the large letters that completely framed, in a circular crown form, the portrait of the emperor, tend to reduce their size and, in some occasions, they are interrupted at the bottom of the front. Also the highlighted relief that the emperor’s face had in the center in the time of Nero and Galba tends especially to be lowered and more simple compositions are chosen for the back, as standing female figures which pose fewer practical problems in the preparation of the stamps for the coinage production. These features that start to appear during the short period of the reign of Vitellius, who, unlike Otto, did issue sesterces though in a very quantity, are consolidated with the Flavian from the beginning of the mandate of Vespasian. Also, types like those of Mars waking and of the PAX AUGUSTA in the back, which began in the reign of Vitellius, will be continued in that of Vespasian. With Vespasian, although he only governed the Empire for 9 years, the number of issues and the variety of types increases compared to previous periods, so we consider that the base price for a common sesterces of this emperor will be 95€, approximately the half of Nero or Galba sesterces in G.
Figure 18.1 reproduces one of the most popular sesterces issued by Titus after the death and the subsequent deification of his father Vespasian, to honor her figure in a similar way to that, with another design, made the piece shown in Figure 17.5. It is clear the strong influence it exerts on the design of this piece, the configuration of the sesterces coined by Tiberius (Figure 1.4) in honor of his adoptive father Augustus, at the hour of his death and deification. Thus, the front a charriot pulling by 4 elephants with the figure of the emperor sit with Victoria in his left hand and a scepter in his right hand, is identical, the only variation is that now the direction of march is to the right instead of left. Similarly, in the back it is present the author of the sesterce, with the name and titles of the reigning emperor, Titus in this case, while in the back it states DIVO AVG VESP or VESPAS. It is not a coincidence, in this case, to show here the full legend of the back, since the condition of the piece does not allow: IMP T CAES DIVI VESP F AVG PM TR P PP COS VIII.
This type, rare, but not very rare, with a rarity of R in RIC, perhaps is worth disproportionately high for Cayon, who in Cayon 1984 assigned it a price of 3,000FF and in Cayon 1985, of 225,000P, especially when we compared with the price he set for the common sesterces of Vespasian, as the one of Rome, which is of 700FF.
On the contrary, the valuation of Sear falls, even though in his edition of 1970 it is the triple of the type of ROMA, 45L versus 15L, it lessen this difference in successive editions passing through 350L versus 200L in 1988 and 160L in F compared to 160L in F in 2000. Obviously the price difference in the current market between the two sesterces is not 25%, but rather 200%. Here, we consider the double of the price for this sesterce regarding the common of Vespasian in any type of conservation. The conservation status of this piece is obviously very poor so it has to be classified as G-, as the legends are not decipherable, although the high relief of the elephants allows some delineation of the figures in the front. Thus, its price in G- would be 75€, so if we doubled it because of the rarity of the piece compared to the common of Vespasian, and we divide by 2, as a result of the nearly no patina, it lead to a market value of 80 €.
The piece of Figure 18.2 is a sesterce of Vespasian with one of the most common reverse of this emperor, together with the MARTE walking, the PAX AUGUSTA and the Hope standing. Curiously, though the last three backs are also very common in the reigns of Titus and Domitianus, Vespasian's sons, the ROMA type shown in Figure 18.2 is quite rare in the case of Titus, although the catalogs do not always indicate this, while the type of ROMA standing, in the case of Domitianus is extremely rare, to the point that both Cohen and RIC are unaware of its existence. Only Cayon, in Cayon 1984, shows a photograph of an exemplary which values it, in all fairness, at 6,000FF.
Thus, the piece of Figure 18.2 could have been assessed as F in terms of its wear expected to be the result of its circulation. However, the corrosions that can be clearly seen, suffered after the removal process of the patina, they eliminate, especially on the front, so many details of the face, making that the piece can not be graded beyond VG-, the degree to which corresponds a value of 150€, which would be reduced to a market price of 100€, if we classify its patina between intermediate and non-existent.
Even a worst valuation worths the piece of Figure 18.3, because, although apparently the head of the emperor on the front shows a better look than in the previous case, however, the very high corrosion affecting part of the legend of the front and especially the figure and field of the back, it causes that it should be assigned to this piece a lower degree, G in this case. Also considering the low quality of the patina, lead to reduce the 95€ that would correspond to this conservation with a intermediate patina, to a market value of 70€.
By contrast, the piece of Figure 18.4 has an acceptable patina that we could qualify it as intermediate, since it is undoubtedly natural, though its appearance is not wonderful, apart from exposing the surface of the coin in the higher parts of the head emperor. The piece will be estimated as VG-, as the lower letters of the legend of the front are hardly visible and, especially, because of the laurel crown is extremely worn, particularly in its upper part. To this conservation, with intermediate patina would correspond a value of 150€, but the descentring of the front and back, which is usually not as prominent in the Flavian sesterces reduces its market price at 100€.
The sesterce that appears in Figure 18.5 is, as already mentioned, one of the most common regarding its back, of the emperors of the Flavian dynasty. It depicts on the back the figure of the Hope with a representation almost identical to that one shown in the sesterces of Claudius (Figure 13.4, 14.1 and 14.2), with the flower of lily on the left hand and picking up the cloak with the righ. This sesterce, if we look at its front, could be assessed as F, even though its widespread wear, however, most of the leaves, not all, are defined. Nevertheless, if we look at the back, this, although it has enough details to identify the type in question without epigraph of the Hope, is so worn that we could not classify it beyond AG. Thus, although the average of the two conservations would be G, we classify this coin as VG, considering the greater importance to be given to the front, when evaluating the set of both sides. The original patina is green in this case, but has too many irregularities to consider it beyond intermediate.
To these features would correspond a value of 175€, which we would reduce to a market price of 150€ as a result of the low legibility of the bottom of the front due to weakness of its issue rather than the wear. The problem that presents in general the type of Hope standing in that the edges of the back are practically nonexistent, so it wears easily with no too much circulation.

 

 

Todo empezó un día de la semana pasada cuando vi unas tortillas mejicanas en el supermercado y me entraron ganas de hacer quesadillas o fajitas. Como no puede haber comida mejicana sin guacamole, el siguiente paso era comprar un aguacate. Hasta aquí todo parece sencillo. El problema es encontrar un aguacate "para hoy". La mayoría los venden como piedras y tú los tienes que mimar y dejar madurar hasta que estén comestibles. Entonces mi hermana tuvo una brillante idea: los aguacates y las chirimoyas no las puedes comprar en la frutería más barata del barrio, Ana, vamos al Corte Inglés que seguro que los tienen buenos y al punto, aunque sea un poco más caro. Yo pensé: al final, no te sale más caro un aguacate caro, pero bueno que uno barato, pero malo de éstos de me encuentro la sorpresa al abrirlos.

Total, que hacia el Corte Inglés que nos fuimos con una misión. Cuando llegamos, le pedimos a la chica de la frutería un aguacate para hoy, pensando que sería muucho mejor dejar a un profesional escogerlo que buscar nosotras entre las bandejas de las neveras. Tampoco caímos en que para las 9 de la noche todos los aguacates "para hoy" ya tenían dueño y que quedaban solo las piedrecitas. La chica nos advirtió, pero nosotras con nuestra fijación por el guacamole nos llevamos la piedrecita, no sé si pensando que si lo metíamos en el micro ondas aquello maduraría.


En fin, como Murphy para mí es el más sabio de todos los sabios, ¿qué nos encontramos nada más salir de la zona de la frutería? - un estante con bandejas de aguacates!!! Por pura curiosdad me acerqué a ver si habíamos hecho buena compra, o si resulta que había un aguacate "para hoy" en algún lugar de Madrid y no nos habíamos enterado. Esto es como cuando no encuentras algo en Zara y vas de una tienda a otra preguntando por ese zapato en esa talla; yo me veía recorriendo fruterías y fruterías: ¿tenéis ese aguacate maduro?

 

Aquí es donde entra Murphy en juego: si ya has comprado un aguacate para dentro de una semana, lo siguiente que vas a ver es una bandeja de no dos, sino CUATRO aguacates PARA HOY!!!!!! Cualquier persona razonable en este punto admite la derrota y se va a casa con su aguacate duro y se espera lo que haga falta para satisfacer su antojo. Nosotras ¿qué hicimos?  Comprar la bandeja con los CUATRO aguacates, por supuesto!!! Y como somos muy legales muy legales y algo vergonzosas (más bien tontas perdidas) no devolvimos el primer especimen. Resultado de la jugada: 5 aguacates para dos!!! Pero no hay ningún problema, según la tarjeta que les acompañaba, los aguacates son buenos PARA TODO: la piel, el pelo, el corazón... hasta decían que no engordan, cosa que no me acabo de creer. Conclusión: nosotras encantadas; poniéndonos en lo peor ibamos a tener hasta para mascarillas de cara.

 

Como hay que dar salida a mis queridos aguacates, y a día de hoy no he encontrado recetas de tartas de aguacate, que es como suelo dar salida a la fruta que está más negra que de su color en la nevera, ésto se ha convertido en Méjico lindo y querido: quesadillas de jamón serrano, queso brie y queso cheddar, quesadillas de jamón york y queso brie y cheddar, y sobre todo guacamole. Como no tengo limas hice una versión "aprovecha lo que tengas" del guacamole: con cebolla roja, zumo de limón, sal y algo de vinagre de módena. Estoy segura de que no es la receta correcta, pero estás cosas son más cuestión del gusto de cada uno que de seguir una receta al pie de la letra.

 

 

Ahora que lo pienso, en Top Chef un día vi un helado de aguacate, pero entre el frío que hace y que mi heladera tiene una raja por la que se escapa el líquido azul que se debe congelar al meterlo al congelador, va a ser que prefiero probar otras cosas.


Gracias HBO por empezar a darnos pequeñas muestras de lo que será para mí (junto con Mad Men, cuya cuarta temporada acabé de ver ayer y que me ha dejado pasmada) la serie del año que viene: la adaptación a la pequeña pantalla de las novelas de George R.R. Martin de la serie "A Song of Ice and Fire" que llevo leyendo y releyendo desde que estaba en el colegio.

Jueves 10 de Febrero de 2011 04:30

Presentación

por Enrique Gómez Campo

 Me animan a iniciar un blog sobre modelismo ferroviario y lo hago encantado al ser mi pasatiempo favorito, pero también consciente de no pasar de la condición de mero bachiller sin reválida. De aperitivo, no se ocurre nada mejor que contar mi periplo personal en esta afición tan hermosa como adictiva.
El regalo de un estuche de iniciación con una locomotora, tres vagones y un círculo de vías, ya metido en los cuarenta tacos, inició mi fascinación por la calidad de reproducción y funcionamiento de estos artilugios. Como el ferrocarril de verdad siempre ha estado unido a mi vida, sobre todo por la circunstancia de ser nieto de ferroviario, la semilla tuvo un campo abonado para crecer.
Empecé con la escala N porque cualquier opción de una escala de mayores dimensiones hacía inviable en mi casa ver funcionar estos juguetes en una maqueta. Sólo tengo una maqueta –la que aparece en la foto- y rebobinando, el par de años que me llevó pensarla, colgarla del techo, instalar las vías y decorarla fue lo más instructivo y divertido. De forma muy autodidacta y con el boca a boca de tenderos más alguna lectura –entonces la Internet todavía no había eclosionado- fui resolviendo pequeños retos de carpintería, mecánica, electricidad, pintura y otros menesteres imprescindibles para conseguir ver circular mis primeros trenes.
En paralelo, me fui sumergiendo en catálogos y en escaparates para completar mi colección de trenes de la escala N (163 veces más pequeños que los de verdad). Aunque la oferta en esa escala era y es bastante menor que la de H0 (87 veces más pequeños), pronto descubrí que un criterio selectivo era imprescindible para sobrellevar económicamente un pasatiempo nada barato. Mis preferencias se fueron consolidando hacia la tracción de vapor sobre las demás, el período de la primera mitad del siglo XX, los coches de pasajeros y los automotores frente al resto de material móvil, lo analógico frente a lo digital y, en administraciones ferroviarias, los Bahn alemanes y RENFE, con inevitables excepciones teniendo en cuenta las insuperables tentaciones de unos años –finales de los 90- que coinciden con la época dorada de los fabricantes.
Pero como fabricantes y escaparates eran promiscuos, no tardé muchos años en sucumbir a la tentación de iniciar una en principio pequeña colección de trenes en H0. Era demasiada autodisciplina ver pasar de largo reproducciones de trenes legendarios que ya sabías de antemano que nunca estarían disponibles en la escala de menor tamaño. Además, ya a principios del siglo que hemos estrenado empezaron a verse en Europa las primeras grietas de esta afición: caída de la demanda, quiebra sucesiva de los fabricantes centroeuropeos más emblemáticos,  made in china cada vez más frecuente… Con el temor de llegar tarde, decidí hacerme con los modelos más emblemáticos, dentro de mis preferencias, que todavía estaban en el mercado: la trastienda de algunos establecimientos, el inagotable fondo de armario de la mejor tienda del sur de Europa –Bazar Valira en Andorra- y e-bay en la Internet hicieron el resto. El resultado es una vitrina en mi casa paterna de Tarragona cuya mitad la ocupa Alemania, un tercio RENFE y el otro tercio composiciones puntuales de Francia, Suiza y Austria. La guinda en esta escala algún modelo artesanal en latón de locomotoras de vapor irresistibles a pesar de su precio. A destacar la falta de sincronía del mercado español: mientras en el resto de Europa la cosa iba hacia abajo, aquí los 5 últimos años han conocido la eclosión de fabricantes y modelos que nunca pensamos que pudieran hacerse realidad.
Hasta aquí esta carta de presentación que no pretende sino estimular que adictos a este pasatiempo y curiosos nos crucemos nuestras experiencias, demandas de información, reflexiones y emociones sobre el mundo de los trenes en miniatura. A vuestra disposición.

 

                                            

FIGURA 17.1

El periodo que comprende los años 68 y 69 D.C. suele ser conocido en la historiografía romana como el de las Guerras Civiles, aunque al menos desde el punto de vista numismático, èste propiamente se circunscribe a los momentos en el año 69 D.C. en que no existía ningún emperador proclamado como tal en la capital del Imperio.
 La denominación de guerras civiles no es tampoco privativa de este periodo, ya que tanto antes como después del mismo, el estado de guerra civil entre ciudadanos romanos, se produjo con una gran frecuencia. Antes de Augusto, se suelen llamar también guerras civiles a las que tienen lugar entre los miembros del primer y segundo triunviratos para llegar a determinar quien realmente regiría los destinos de Roma con independencia del título oficial que ostentase. Es evidente que las luchas habidas entre aristócratas y plebeyos en el tempo de los Gracos, Tibério y Sempronio, también tuvieron el carácter de guerras civiles aunque no transcendieran de los limites de la ciudad de Roma. También tienen este caracter las luchas,ya extendidas mas allá de los límites de Roma, entre los partidarios de Mario y los de Sila, o los sucesos que permitirán a Pompeyo convertirse en el relevo de Sila.
También, ya en la época del Imperio, en tiempos posteriores a los Antoninos, cuando lo que se conoce  con el nombre de Imperio Militar hace su aparición, las pugnas entre diversos generales, normalmente gobernadores de diferentes provincias, para conseguir, primero, una proclamación por las tropas a su mando, de su carácter de emperador, y después, el reconocimiento de ese nombramiento, por el Senado y el pueblo de Roma. Sin embargo, la especificidad del periodo que estamos denominando como “Guerras Civiles”, es que durante ese tiempo no existió realmente un centro de poder en Roma, sin que el Senado asumiera en la práctica ese poder. En este sentido, el periodo mas directamente comparable con èste, es el conocido como el Interregno que abarca 2 meses del 275 D.C. desde la muerte de Aureliano hasta la proclamación de Tácito.

                          

FIGURA 17.2

Desde el punto de vista numismático, así como durante el Interregno, se acuñaron Sestercios con cabeza del Genio representativo del pueblo romano en el anverso y siglas SC en el reverso, en el periodo propiamente llamado de Guerras Civiles no se acuña ningún Sestercio que fuese emitido por autoridad distinta de quien en un momento concreto era considerado, al menos en la ciudad de Roma, como emperador. Así, entre la muerte de Nerón en 68 D.C. y la entrada y proclamación en Roma de Vespasiano en 70 D.C., se acuñaron Sestercios a nombre de Galba y de Vitelio reconocidos por el Senado como emperadores.
Durante el reinado de Otón, el que media entre los de Galba y Vitelio, se acuñó moneda, especialmente Denarios de plata, pero no Sestercios que es el tipo de acuñación que ahora estamos analizando. También durante los momentos de guerra civil propiamente dicha, también se acuñaron Denarios con figuras y inscripciones relativas al imaginario romano, pero sin la figura de los personajes que pugnaban entre sí para alcanzar el Poder Supremo.
Servio Sulpicio Galba nace en 3 A.C.. Su “ cursus honorum” se desarrolla dentro de una carrera predominantemente militar a lo largo del periodo de gobierno de la dinastía Julia en el Imperio, llevándole, en los últimos años de reinado de Nerón, a ejercer como gobernador de la Tarraconense , región que cubría una parte importante de la Hispania  romana. Parece ser que en su brillante carrera militar desempeño un papel significativo no solo sus victorias sobre los enemigos de Roma, sino su sintonía con alguien tan significativo en el gobierno del Imperio, como la emperatriz Livia, esposa de Augusto y madre de Tibério.
Galba, pues, ya se encontraba familiarizado no solo con el trato con los militares, sino también con las practicas del gobierno civil, por lo que no es extraño que Julio Vindice, gobernador de la región con capital en  Lyon que abarcaba el sur de la Galia, viera en él un colaborador muy significante, dentro del alzamiento contra Nerón que se platea en 68D.C., con objeto de acabar con el predominio, relativamente civil, de la dinastía Julia en la conducción del Imperio. Inicialmente, la rebelión en la que desempeñaron papel decisivo las legiones acantonadas en Hispania, parece condenada al fracaso, aunque finalmente el temor de gran parte de los mandos civiles y militares de que Nerón terminara finalmente con ellos si se consolidaba en el poder, hizo cambiar las tornas, y Galba finalmente es proclamado emperador en Roma en 68 D.C. , dentro de un proceso no muy distinto del desencadenado por los miembros del Comité de Salud Pública en 1793 para evitar que Robespierre acabase con ellos o el de los miembros del Gran Consejo del Fascio en 1943, respecto al derrocamiento de Mussolini en Italia.
Históricamente, el entusiasmo del pueblo de Roma con el derrocamiento de Nerón y la proclamación de Galba, que tan bien nos muestran las escenas finales del Circo Romano de la popular película Quo Vadis, corresponde a una realidad reflejada en los testimonios de la época. Este fervor popular que acompañó a Galba en su entronización en Roma,  se debía, aparte de deseo de cambio tras el largo periodo de ejercicio del poder por miembros de la familia Julia, a su fama de vida personal austera, calidad de administrador competente y respeto a las tradiciones republicanas, en especial al papel de Senado, dentro del poder imperial. Precisamente este sentido de la austeridad, tenido por avaricia por la guardia pretoriana del emperador, al no mencionarse gratificación alguna para ella tras su proclamación, determinó su derrocamiento y muerte, junto con Pison, joven que había adoptado como hijo con objeto de le sucediera al fallecer, dado que su edad al ser nombrado era ya muy avanzada para la época. Tristemente, este sistema de intervención en la provisión del trono, ya empleado por la guardia pretoriana en la proclamación de Claudio, irá posteriormente generalizándose en los tiempos que median entre la muerte de Cómodo en 192 D.C. y el fin de la dinastía de los Severos en 235 D.C..
Los Sestercios de Galba, pese a lo corto de su reinado, apenas 7 meses, no son raros, abarcando una variedad de tipos, cerca de dos centenares incluyendo variantes, casi tan extensa como la de Nerón que reinó durante 13 años. Esta profusión de las acuñaciones de Galba, frecuente en los momentos posteriores a fines de dinastía, parece deberse al interés por popularizar la imagen del nuevo emperador, diluyendo el recuerdo de los anteriores, aún retratados en la mayor parte de las monedas que continuaban circulando. Así, los Sestercios de Galba, aunque producidos en menor número que los de Nerón, en la práctica tienen un precio equivalente, merced a la popularidad que éste último tiene, aún hoy en día, entre coleccionistas y público en general.

                         

FIGURA 17.3

Los Sestercios de Galba tienen una impronta similar a la de los anteriores emperadores. En el anverso, el retrato es realista, el relieve de la figura del emperador es muy acusado y la leyenda está expresada en grandes caracteres circundando totalmente el rostro o busto del personaje. Los reversos, por una parte continuan la tradición Julia con los tipos ADLOCUTIO con el emperador arengando a las tropas (muy raro en el caso de Galba), SERVATOS o ROMA sentada, mientras que por otra parte se inician un tipo de representaciones que se consolidarán en reinados posteriores como el de CONCORDIA sentada y ROMA de pie que se reproducirán en tiempos de los Flavios o el de LIBERTAS PÚBLICA en el tiempo de Nerva. Debemos mencionar también el respeto que continuó inspirando la figura de Galba para los Flavios, como acredita la emisión de un Sestercio del tipo RESTITUTIO con cabeza de Galba en anverso realizada por Tito y considerada por RIC como extraordinariamente rara ( R3). En general, consideramos para los Sestercios comunes de Galba, con pátina intermedia, un precio base en G,  de 190€, los mismos que en el caso de Nerón.
La FIGURA 17.1 representa en su reverso la figura de la Victoria caminando, llevando en la mano derecha una guirnalda y en la izquierda una palma, figura que resulta consustancial con el carácter militar de la carrera de Galba. Este tipo es valorado por COHEN, ligeramente por encima del tipo normal de Galba, 6 FF frente a 4 FF, lo cual creemos que corresponde, en cuanto a su proporción, a una cierta realidad de mercado, aún hoy en día. No repetiremos aquí lo ya dicho al hablar de los Sestercios de Nerón, lo poco realista que es valorar los Sestercios de Galba y Nerón, como hace COHEN,  al mismo precio que los de Trajano y Adriano. La valoración de CAYON, por el contrario, está plenamente en línea con la realidad actual, siendo algo superior al tipo LIBERTAS, pero demasiado. Mas discutible, sería la atribución a este tipo, de un valor inferior al del tipo ROMA sentada.
Mas de acuerdo, en este caso, nos mostraríamos con las valoraciones de SEAR que asigna al tipo LIBERTAS, considerado como el mas corriente, un precio en VF de 700 L, al tipo ROMA, 750 L y al de VICTORIA, 850 L, todos ellos en la edición de 2000. Llama la atención que en esta edición se cuadruplique el precio de los Sestercios de Galba al pasar de VF a XF, mientras que en el paso de F a VF, no llega a triplicarse. Ello, creemos que no se debe a una escasez especial de las piezas en XF, respeto a las piezas en VF, fuera de la habitual al subir un grado, sino al aprecio muy superior que merecen este tipo de piezas en XF, por la belleza especial que les da el poder contemplar los detalles de su elevado relieve.
Así, la pieza de la FIGURA  17.1 la graduaríamos como F+ ya que aunque su reverso reproduce la mayor parte de los detalles de la figura de la Victoria, en el anverso la totalidad de la parte central de la corona permanece borrada, por lo que el anverso solo puede ser considerado como F, si bien la calidad de reverso eleva la pieza en su conjunto a F+. A este grado le correspondería un valor de 900€. Sin embargo, la pátina aunque exista, su evidente manipulación no permite que sea considerada como intermedia, por lo que el valor de mercado sería aproximadamente la mitad, pudiendo llegar a los 500€.

                          

FIGURA 17.4

La FUGURA 17.2 nos muestra el tipo al que ya nos hemos referido muchas veces y que aparece también en la FIGURA 16.5 en inferior conservación. Este tipo, para todo los autores, es el mas corriente de Galba, ya que debió de ser acuñado en grandes cantidades para resaltar el papel del nuevo emperador en el restablecimiento de las libertades y derechos tradicionales del pueblo de Roma, tras el derrocamiento y muerte de Nerón.
En este caso, la conservación de la pieza no llega a F, dado que aunque las leyendas son completamente visibles, en el interior de la cara del emperador y en la figura del reverso el número de líneas que se pueden distinguir es mínimo, por lo que la pieza debe graduarse como VG a lo que correspondería un valor de 375€. Al contrario de lo que suele ser frecuente, aquí al incorporar la variable de calidad de pátina, nos encontramos con una superior a la intermedia, no muy alta, pero si superior a la antedicha. Este hecho, unido a la casi perfecta redondez de la pieza  y su gran modulo determinaría un valor de mercado casi el doble del valor anterior, del orden de 600€.
Calidad superior tiene la pieza de la FIGURA 17.3 correspondiente a este mismo tipo, pero en la que ya la mayor parte de las hojas de la corona son distinguibles, aunque no los limites de todas están completamente definidos, mientras que una parte substancial de los pliegues de la figura de la Libertad así como el cetro y el bonete que porta, son visibles. Por tanto, estaríamos hablando de un grado F, al darse un gastaje generalizado pero no muy fuerte. A este grado le correspondería un valor de 750€. La pátina en este caso, sí puede calificarse como intermedia, ya que no hay duda respecto a su autenticidad aunque está ausente de las partes mas altas. En cuanto al defecto presente en la parte superior de la cabeza, pese a que parece ser de acuñación, reduciría algo su valor de mercado que estimaríamos en 720€.

                        

FIGURA 17.5


La FIGURA 17.4 muestra el tipo ROMA en una clara conservación VF alto, o sea VF+ ya que los detalles del rostro, ojos y boca son apreciables, así como la totalidad del contorno de las hojas. A esta conservación le correspondería un precio de 1.800€ que se elevaría a un valor de mercado de 2.200 € por la calidad de la pátina verde oliva, magnifica, aunque no llega a duplicar el valor de la pieza por la irregularidad de su superficie.
Por último, en la FIGURA 17.5 como muestra de quien liquidó el periodo de Guerras Civiles, tenemos al Sestercio acuñado por Tito en conmemoración de la muerte y divinización de su padre Vespasiano en 79 D.C., que es un tipo que podemos considerar como raro. COHEN y CAYON  lo valoran 6 veces por encima del precio de las piezas anteriores. La conservación, con legibilidad de la mayor parte de las leyendas y de los detalles del vestido pero con gastaje generalizado seria F- con un valor de 1.000€, que daría un precio de mercado 300€ que se elevaría a 1.000 al considerar la rareza del tipo y la calidad de la pátina.

17.THE CIVIL WARS AND THE IMPERIAL SESTERCES

The period covered the years 68 and 69 AD is usually known as the Roman historiography of the Civil War, but at least from the numismatic point of view, is properly confined to the moments in the year 69 AD when there was no emperor proclaimed as such in the capital of the Empire.
The term, civil wars, is not exclusively of this period, because both before and after it, the situation of civil war between Roman citizens took place with a high frequency. Before Augustus, they are also called civil wars those that took place between members of the first and the second triumvirates in order to determine who would really govern the destinies of Rome, regardless of the official title he held. It is clear that the fights held between aristocrats and plebeian in the periods of the Gracchi, Tiberius Sempronius, also had the character of civil wars even without transcending the limits of the city of Rome. They also have this character the struggles already extended beyond the limits of Rome, between the supporters of Mario and Sila, or the events that allow Pompey to become the relay of Sila.
Also, since the time of the Empire, after the time of the Antonines, when what is known as Military Empire makes its appearance the conflicts between several generals, usually governors of different provinces to achieve, in first place, a proclamation by their troops under his command, in his capacity as emperor, and in the second place the recognition of that appointment by the Senate and by the people of Rome. However, the specificity of the period that we are referring to as "Civil Wars" is that during that time there was not really a center of power in Rome, without the Senate took in practice that power. In this sense, the period most directly comparable with this, is known as the Interregnum covering 2 months of the 275 A.C. since the death of Aurelian until the proclamation of Tacitus.
From the numismatic point of view, and during the Interregnum, sesterces with the head of Genius representative of the Roman people in the front and SC on the back were minted, in the period properly called the Civil Wars there was not any sesterce coined which was issued by other than an authority who at a particular time was considered, at least in the city of Roma, as emperor. So between the death of Nero in 68 A.C. and the entry and the proclamation in Rome of Vespasian in 70 A.C., sesterces were minted in the name of Galba and Vitellius recognized by the Senate as emperors.
During the reign of Otto, who is in between Galba and Vitellius, coins were minted, especially silver coins, but not sesterces which are the type of issue that we are now discussing. Also during times of civil war itself, also denarius were minted with figures and inscriptions relating to Roman imagery, but without the representations of figures who fought among them to reach the Supreme Power.
Servius Sulpicius Galba was born in 3 B.C. His "cursus honorum" unfolds within a predominantly military career during the period of the Julio dynasty government in the Empire, leading, in last years of the reign of Nero, to act as governor of Tarragona, a region covering an important part of the Roman Hispania. It seems that in his brilliant military career he played a significant role not only his victories over the enemies of Rome, but his sintony with someone as significant in government of the empire, as the Empress Livia, wife of Augustus and mother of Tiberius.
Galba, then, was already familiar with dealing not only with the military sectors, but also with the practices in the civil government, so it is not surprising that Julius Vindex, governor of the region with capital in Lyon covering the southern Gaul, saw in him a very significant contributor within the uprising against Nero planed in 68 A.C. in order to end with the relatively civil dominance of the Julio dynasty driving the Empire. Initially, the rebellion in which the decisive role played by the legions placed in Hispania seems doomed to failure, but ultimately the fear of many of the civilian and military commanders of Nero finally finished with them if he consolidate his power, changed the tables, and finally Galba was proclaimed emperor in Rome in 68 A.C., in a process similar to the one triggered by the members of the Public Health Committee in 1793 to prevent Robespierre kill them or the other of the members of the Grand Council of Fascism in 1943, for the overthrow of Mussolini in Italy.
Historically, the enthusiasm of the people of Rome with the overthrow of Nero and the proclamation of Galba, which is very well shown by the final scenes of the Roman Circus of the popular film Quo Vadis, corresponds to a reality reflected in the testimonies of that period. This popular fervor that accompanied the accession of Galba in Rome was due, apart from the desire for change after a long period of exercise of power by members of the Julian family, to his reputation of austere personal life, his administrative competence and respect for the republican tradition, particularly for the role of the Senate, within the imperial power. Precisely this sense of austerity, considered as greed by the emperor's Praetorian Guard, giving not mention of a reward for it after his proclamation, found his overthrow and death, along with Pison, a young man who had adopted as a son in order to succeed him after his death, given his age, when he was appointed, was already very advanced for that time. Sadly, this system of intervention in the provision of the throne, already used by the Praetorian Guard in the proclamation of Claudius, will subsequently become generalized in the time between the death of Commodus in 192 A.C. and the end of the Severan dynasty in 235 A.C.
The sesterces of Galba, despite the shortness of his reign, just 7 months, are not rare, covering a variety of types, about two hundred including variants, almost as large as that of Nero, who reigned for 13 years. This profusion of the coinage of Galba, common in the posterior moments at the end of a dynasty, seems to be due to interest in popularizing the image of a new emperor, diluting the memory of the previous ones, still portrayed in most of the coins which continued circulating. Thus, Galba sesterces, although produced in smaller numbers than those of Nero, in practice have an equivalent price, thanks to the popularity he has, even today, among collectors and the general public.
The sesterces of Galba have a similar stamp to that of previous emperors. On the front, the portrait is realistic, the relief of the figure of the emperor is very marked and the legend is expressed in large letters circling completely his face or his chest. The back, on one hand to continue the Julio tradition with the types ADLOCUTIO with the emperor addressing to his troops (very rare in the case of Galba), SERVATOS or ROME sitting, while, on the other hand, a type of representations begin and become consolidated in later reigns as the CONCORDIA sit and ROME standing which will be reproduced in the period of the Flavian, or the one of LIBERTAS PUBLICA in the time of Nerva. We must also mention the respect that the figure of Galba continued to inspire to the Flavian, as evidenced by the issue of one type sesterces, RESTITUTIO, with Galba’s head in the front made by Titus and considered by RIC as extremely rare (R3). In general, we consider for common sesterces of Galba, with intermediate patina, at a base price in G of 190€, the same as in the case of Nero.
Figure 17.1 represents in the back the figure of Victoria waking, carrying in her right hand a garland and on her left hand a palm, a figure which is inherent with the military nature of the career of Galba. This type is valued by Cohen slightly above the normal type of Galba, 6FF vs. 4 FF, what we believe that corresponds, according to its proportion, to some market reality, even today. We will not repeat here what we have already discuss about the sesterces of Nero, the unrealistic point to assess the sesterces of Galba and Nero, as Cohen does, at the same price as those of Trajan and Hadrian. The assessment of Cayon, by contrast, is fully in line with the current reality, being somewhat higher than the type of LIBERTAS, but too much. More arguably, it would be the attribution to this type, a value lower than the type of ROMA sitting.
We would be more agree in this case with the ratings that Sear assigns to the type LIBERTAS, regarded as the most common, a price in VF of 700L, to the type ROMA, 750L and to the VICTORIA, 850L, all of them in the edition of 2000. It is noteworthy that in this edition the price of the Galba sesterces is quadrupled when they pass from VF to XF, while when they go from F to VF, they do not get triples. This, we believe it is not due to a specially limited pieces in XF, compared to the pieces in VF, unusual when increase a degree, but to the much higher appreciation that this kind of pieces in XF deserve, because of the special beauty given by the possibility to contemplate the details of its high relief.
Thus, the piece of Figure 17.1 we will evaluate it as F+, because even if its back reproduces most of the details of the figure of Victory, on the front the entire central part of the crown remains deleted, so the front can only be considered as F, but the quality of the back increases the value of the piece as a whole to F+. To this degree would correspond a value of 900€. However, although there is patina, its blatant manipulation can not be considered as intermediate, so the market value would be about the half, and may reach 500€.
Figure 17.2 shows the type to which we have already made reference many times and which also appears in Figure 16.5 in less conservation. This type, for all authors, is the most common of Galba, because it must have been coined in large quantities to highlight the role of the new emperor in the restoration of freedoms and traditional rights of the people of Rome, after the overthrow and death of Nero.
In this case, the conservation of the piece is less than F, since although the legends are completely visible, within the Emperor's face and in the figure of the back the number of lines that can be distinguished is minimal, so the piece should be graded as VG to which would correspond a value of 375€. On the contrary to what is often the case, here including the variable of quality of the patina, we find a superior to the intermediate, not too high, but higher than the previous one. This fact, together with the near perfect roundness of the piece and its great diameter would determine a market value almost twice the previous value, about 600€.
The piece of Figure 17.3 of the same type has a superior quality, but in the most parts of the crown the leaves are distinguishable, though the limits of them are not completely defined, while a substantial part of the folds the figure of Liberty as well as the scepter and hat he wears, are visible. Therefore, we are talking about an F degree, because there is a widespread  wear, but not very strong. To this degree we would give a value of 750€. The patina in this case, it can be described as intermediate, since there is no doubt about its authenticity, although it is absent in the higher parts. As the defect present on the top of the head, although it seems to be caused by the issue, would reduce a small bit its market value being estimated at 720€.
Figure 17.4 shows the type ROMA on a clear conservation of VF high, or VF+, because of the details of the face, eyes and mouth are significant, as well as the entire outline of the leaves. This conservation would lead to a price of 1,800€ which would increase to a market value of 2,200€ because of the superb quality of olive green patina, though it does not double the value of the piece by its irregularity of the surface.
Finally, in Figure 17.5, as a sign of who ends with the Civil War Period, we have the sesterces coined by Titus to commemorate the death and deification of his father Vespasian in 79 A.C., it is a type that we can consider as rare. Cohen and Cayon value it at 6 times higher than the value of the previous pieces. Its conservation, with a readability of the most part of the legends and of the details of the dress, but with a generalized wear would be in F-, with a value of 1,000€, which would give a market price of 300€, which would rise to 1,000 when considering the rarity of the type and the quality of the patina.

 

 

Sábado 05 de Febrero de 2011 17:14

El culmen del retrato romano

por Ernesto Gutiérrez Guinea

                                

FIGURA 16.1

Los 4 Sestercios de Nerón reproducidos en esta entrada, nos permiten hacernos una idea mas acertada respecto a la belleza de las acuñaciones de Nerón, ya que las piezas a las que hemos pasado revista, hasta ahora, ensombrecían notablemente su prestancia, debido bien, a su extensa circulación, o bien, a la falta de pátina original. Sin embargo, de estas 4 piezas, las 2 primeras tienen una pátina muy aceptable, aunque si las observamos con detenimiento, notaremos que esta pátina, aunque original, presenta señales de haber sido manipulada, en el caso de la primera( FIGURA 16.1), especialmente con objeto de mejorar la legibilidad de los últimos caracteres de la leyenda del anverso, si bien hemos de admitir que el rebaje de la superficie con instrumento cortante de punta fina, ha sido muy cuidadoso y el tratamiento posterior de la superficie, prácticamente ha hecho desaparecer sus huellas.
Por otra parte, el rebaje de la pátina, en el caso del segundo (FIGURA 16.2),  ha sido efectuado fundamentalmente en las partes mas altas del retrato del reverso, especialmente en torno a la corona de laurel y el pelo sobre la frente, mientras que el reverso, aunque presenta una pátina mas delgada, tiene menos signos de haber sido manipulada. Como se ve, a lo largo del análisis de los diferentes Sestercios reproducidos, se intenta, con interés casi obsesivo, resaltar la importancia de la pátina en la valoración de los Sestercios, no solo por la belleza adicional que proporciona a la pieza, sino por la garantía respecto a la autenticidad de la pieza, que proporciona, siempre que podamos tener el margen suficiente, para asegurar que la moneda no ha sido patinada artificialmente, sobre un ejemplar falso de origen, o uno que, aunque autentico, ha sido regrabado en sus detalles para tratar de engañar sobre su estado de conservación.
En los dos últimos Sestercios que se muestran (FIGURAS 16.3 y 16.4) se evidencia que no solo se trata de piezas con una extraordinaria conservación sino de monedas que presentan una pátina con ausencia de manipulación, negra en el primer caso y gris muy oscuro en el segundo. La apreciación de que la pátina no esta manipulada nos las da, en el primer caso, la práctica ausencia de rugosidades en su superficie que hubiera sido imposible que desaparecieran como producto de la eliminación, por limpieza de la pátina original. En el caso segundo, la garantía de la autenticidad y antigüedad de la pátina nos la da, aparte de la continuidad de la misma, la presencia de minúsculos restos de granos de arena que se encuentran fijados a la moneda a través de la pátina.
Este signo, frecuente en las monedas de bronce o latón romanas, nos expresa que la pieza ha sufrido un proceso de oxidación natural, enterrada en arena o arcilla, mediante el que la moneda ha ido adquiriendo su pátina, normalmente a lo largo de varios siglos, hasta que, en forma casual o buscada, ha sido desenterrada.  Esto nos hace ver claramente que jamás debemos “procesar” una moneda de estas características, para eliminar restos de tierra o resaltar su relieve, porque aunque creamos que hayamos mejorado su aspecto, lo que sí es seguro es que habremos reducido sensiblemente su precio de mercado, depreciación que evidentemente seria máxima si eliminamos totalmente la pátina mediante un procedimiento químico o electroquímico.
El Sestercio de la FIGURA 16.1 corresponde, una vez mas, al tipo de reverso ROMA que la totalidad de los estudiosos consideran como el mas corriente de todos los Sestercios de Nerón, si bien algunos como COHEN o CAYON lo tienen solo por algo mas corriente que alguno de ellos, como el tipo de la puerta de Jano, mientras que SEAR en sus distintas ediciones establece una diferencia mayor con respecto a éste último, del orden del 20% mas corriente el ROMA frente al templo de Jano, con la consiguiente diferencia de valor.

                         

FIGURA 16.2


Salvo las excepciones que hemos reseñado en entradas anteriores, creemos que la realidad del valor de mercado de los Sestercios de Nerón va ligada mas aún que en el caso de otros emperadores, a la conservación, y que, por tanto, una pequeñísima diferencia de conservación, aún inferior a un tercio de grado, ya produce una diferencia  de precio mayor que una ligerísima diferencia de rareza entre dos tipos diferentes. Ello se debe fundamentalmente a lo elevado del relieve del anverso de estas monedas que les da una belleza especial cuando se trata de conservaciones VF o superiores, mientras que los reversos, en general son mas apagados, presentan menos relieve y su belleza es claramente inferior a la de los anversos, por lo que son éstos, mas que la diferencia de tipos de reverso, lo que determina las desigualdades de precios.
Así, el Sestercios de la FIGURA 16.1 podríamos clasificarlo incluso como F+ aunque su reverso, claramente, no llegaría a ese grado. En este caso, parece claro que la apariencia de gran gastaje del reverso corresponde no solo a la circulación de la pieza (que en otro caso, debería haber dejado huellas mas evidentes en el anverso), sino mas bien a una menor presión de los cuños correspondientes al reverso en el momento de la acuñación, a martillo, de la moneda. Estas flojedad de cuño en éste y en otros casos similares produce un reverso que graduado por si solo, no alcanzaría un valor superior a VG+, mientras que el anverso en el que distinguen los menores detalles del pelo, rasgos faciales y corona, en los casos que no están demasiados altos, podría llegar a VF, de tal manera que la ponderación superior que siempre recibe el anverso sobre el reverso, a la hora de graduar, hace que el grado resultante para la pieza en su conjunto, sea un F+, por lo que de acuerdo con el precio base en G de los Sestercios de Nerón, al que nos hemos referido en la entrada 14, tendríamos un precio de 900€ con pátina intermedia.
En cuanto a pátina, la correspondiente al anverso podríamos clasificarlas de intermedia, pero no así, en modo alguno, la del reverso, que cubre una escasa proporción de su superficie y que presenta claras señales de haber sido removida en los puntos que rodean la figura, con objeto de resaltar su relieve. Esta circunstancia reduce el precio de mercado de la pieza a 360€. La pieza la FIGURA 16.2 corresponde al tipo denominado comúnmente DECVRSIO haciendo referencia a la palabra que aparece en la base de las figuras. Las palabra significa en latín algo semejante a avanzada, expedición, o mas propiamente, incursión. A este concepto responde la figura del emperador a caballo con lanza y coraza, la mayor parte de las veces seguido de un acompañante a caballo con estandarte y otras menos corrientes, precedido de soldado a pie portando ese mismo estandarte. Es pieza que admite una muy alta incidencia de variantes según el lado al que miren las figuras de anverso o reverso, pequeñas alteraciones en la leyenda o presencia de parte de la túnica o globo indicando el alcance del poder de Roma, debajo de la cabeza del emperador. Las variaciones de precio de estas variantes no son muy grandes, a excepción del de la pieza que omite, ignoramos por que causa, las letras SC en el reverso, que como sabemos hacen referencia a la autorización de Senado para su emisión, necesaria como para toda moneda fiduciaria, de acuerdo con las leyes de Roma.

                         

FIGURA 16.3

COHEN y CAYON 1984 y 1985 consideran este tipo como de una rareza prácticamente doble al de ROMA o templo de Jano, indicándole un precio de 8 FF frente a 4 FF, 1000 FS frente a 600 FF y 80.000 P frente a 50.000 P. El tipo, efectivamente es mas escaso que el ROMA, pero creemos que no, en esta proporción. Mas realista parece la valoración de SEAR que en sus distintas ediciones viene señalando un valor del orden del 50% superior al del tipo de ROMA. En general no tendremos en cuenta tan ligero incremento de rareza, a efectos de valoración, como se ha comentado anteriormente.
Así, la pieza constituye un prototípico ejemplo de lo que es una moneda en grado VF. En efecto, el anverso presenta un detalle casi total, excepto en las partes mas altas de la corona, las leyendas son totalmente legibles en su integridad, aunque las hojas si bien están empastadas,  no dejan ver los nervios. En cuanto al reverso, en principio, parece que podría alcanzar una valoración superior, puesto que la práctica totalidad de los pliegues del manto y de la coraza de las dos figuras son visibles. No obstante, se evidencia con facilidad que esta visibilidad mas que a la falta de uso de la moneda, se debe a que el reverso, por el tipo de acuñación, resulta bastante cóncavo por lo que el borde (que sí se encuentra gastado) ha constituido un freno al gastaje de las figuras. Todo ello corrabora el grado VF asignado.
La pátina es, en efecto, intermedia puesto que aunque está generalizada, mas en el anverso que en el reverso, presenta discontinuidades. Pese a ello, el valor que en principio correspondería en referencia a estas dos características, que sería de 1.500€, sería necesario rebajarlo en cierta medida, en atención a que el anverso, especialmente alrededor de la corona presenta claras señales de haber sido tratado con objeto de que el aligeramiento de pátina que de ello resulta, resalte el contorno de las hojas, y por tanto, el relieve. Parece, por tanto, adecuado fijar un valor de mercado de unos 1.100€.

                            

     FIGURA 16.4

Por otro lado, las piezas de las FIGURAS 16.3 y 16.4 corresponden al escalón superior al anterior, es decir que se trata de piezas en conservación XF, ya lejos de del VF. Esto permite transmitir la idea expresada en el titulo de esta entrada, en el sentido de que los Sestercios de Nerón constituyen el culmen de la moneda romana, ya que en adelante será difícil de mejorar el vigor expresivo que representan estos Sestercios cuyo diseño ha ido magnificándose en proporción constante desde las arcaicas piezas de Augusto y Tibério. A veces nos puede parecer excesiva la diferencia de valor de unas monedas sobre otras, semejantes, pero en distinto grado de conservación. Si comparamos la belleza de estas piezas, por ejemplo, con la de los  anteriores Sestercios de Nerón que hemos analizado, es claro que la diferencia de precio está en relación exacta con la diferencia de belleza.
Igual que nos ocurría en la entrada 14, estos dos Sestercios tienen una conservación equivalente, pero igual que allí (observar las FIGURAS 14.1 y 14.2 respecto a las 16.3 y 16.4) el reverso de la 16.3 es claramente mejor que el anverso, y el anverso de la 14.4 es claramente mejor que su reverso. No obstante las legibilidad del pelo,  corona y líneas de las figuras del reverso es suficiente para considerar ambas piezas en XF, lo que conduciría a una valoración de 3.000€. Sin embargo, aún en este caso aunque la continuidad y originalidad de la pátina es en ambos casos muy perceptible, pudiendo  llevar incluso a una valoración superior, es preciso hacer notar que la estricta valoración XF, como se comentaba en la entrada 6, exige que práctica totalidad de las líneas de detalle, especialmente del retrato del emperador, sean visibles, y en este caso aunque aparentemente sea así, en realidad quedan omitidas no algunas, sino todas las líneas que hacen referencia a la barba del emperador que en ejemplares en conservación superiores son visibles. La visibilidad, ya que no la completa definición de los detalles de la barba que son prácticamente imposibles de distinguir en toda moneda de Nerón, es signo, en general, de una conservación AU  que, con pátinas de este tipo, nos llevaría a precios de 6.000 a 10.000n €, mientras que, en este caso, la ausencia total de detalles en la incipiente barba del emperador no impediría la clasificación XF, pero  disminuiría su valor , limitándolo a un precio de mercado de 2.000€.
Por último, la pieza de la FIGURA 16.5 es un Sestercio de Galba, sucesor de Nerón, correspondiente al tipo mas corriente emitido durante su reinado, en una conservación muy pobre que podríamos calificar como G, ya que pese al aspecto desagradable de la moneda, una parte substancial de los caracteres de las leyendas del anverso y reverso, son todavía visibles y algún detalle del interior del retrato del emperador y de la figura del reverso pueden también distinguirse.

                          

FIGURA 16.5

En cuanto a la pátina, aunque notoriamente regular, recubre la mayor parte de la pieza, especialmente del anverso, por lo que  podemos considerarla, aún, como intermedia. Por otra parte, los Sestercios de Galba, pese a ser bastante menos corrientes que los de Nerón, su inferior belleza y menor significación histórica del personaje, hacen que sea generalmente considerados por el mercado con un valor  no demasiado diferente de los que Nerón, por lo que aquí nos atendremos a una valoración similar, es decir 190 en G, como es éste el caso, aunque el mejor aspecto de la pátina del anverso respecto a la claramente intermedia  del reverso, podría hacer subir algo su precio, por lo que podríamos quedarnos con un valor de mercado de 235 €.

16.THE APEX OF ROMAN PORTRAIT

The 4 sesterces of Nero reproduced in this post let us make a better idea about the beauty of the coinage of Nero, because the pieces we have analysised until now had its excellence significantly eclipsed, due either to its wide circulation, or to the lack of the original patina. However, the first 2 of these 4 pieces have a very acceptable patina, but if we look them closely, we will notice that this patina, though original, shows signs of being handled, in the case of the first one (Figure 16.1), especially to improve the readability of the last characters of the legend on the front, although we must admit that the recess of the surface with a fine-tip cutting tool has been very careful and the subsequent treatment of the surface has almost made disappear their footprints.
Moreover, the recess of the patina, in the case of the second one (Figure 16.2), has been made mainly in the higher parts of the portrait on the back, especially around the crown of laurel and the hair on the forehead, while the back, even with a thinner patina, it has less signs of having been manipulated. As you have seen over the analysis of the different sesterces reproduced, that we tryed, with an almost obsessive interest, to highlight the importance of the patina on the valuation of sesterces, not only because it provides additional beauty to the piece, but it also warranties the authenticity of the piece, provided that we have enough margin to ensure that the coin has not been artificially patinated on a fake copy of origin, or in one which, though genuine, has been rewritten in detail to try to cheat on its conservation status.
In the last two sesterces shown (Figure 16.3 and 16.4) it is evident that they are not only pieces with an extraordinary conservation, but also these coins present a patina with no manipulation, black in the first case and very dark gray in second one. Finding that the patina is not manipulated, in the first case, is due to the almost absence of ridges on its surface, which would be impossible to disappear as the result of the disposal by cleaning of the original patina. In the second case, the guarantee of the authenticity and antiquity of the patina is due to, apart from the continuity of itself, the presence of tiny traces of sand grains which are fixed to the coin thanks to the patina.
This sign, common in bronze or brass Roman coins, indicates us that the piece has undergone a process of natural oxidation, buried in sand or clay, by which the coin had gained its patina, usually over several centuries until, by chance or sought, has been unearthed. This makes us clear that we must never "processing" a coin of this type, to remove traces of earth or to enhance its relief, because although we think we have improved their appearance, what is certain is that we will have reduced its market price, depreciation that would be maximum if we obviously remove completely the patina by a chemical or electrochemical procedure.
The sesterces of Figure 16.1 corresponds, once again, to the type of Rome back, which all the scholars regard it as the most common of all sesterces of Nero, while some like Cohen and Cayon consider it only something more common than others, like the type of the door of Janus, while Sear in his serveral editions establishes a major difference with respect to the last one, about 20% more common the one of Rome than the one of the temple of Janus, with the consequent difference of value.
Apart from the exceptions mentioned in previous posts, we believe that the reality of the market value of sesterces of Nero is more linked to their conservation than in the case of other emperors, and therefore a very small difference in conservation, still below one third of a degree, produces a price difference greater than a slight difference in their rarity between two different types. This is mainly due to the high relief of the front of these coins that gives them a special beauty when they are in conservantions VF or higher, while the backs are generally more dull, they have less relief and their beauty is clearly below than in the front, so it depends on the front, rather than the difference types of their backs what determines the price disparities.
Thus, the sesterce of Figure 16.1 could be classified even as F+, though clearly its back could not reach that degree. In this case, it seems clear that the appearance of large wear of the back corresponds not only to the circulation of the piece (which otherwise should have left more evident traces on the front), but rather to a lower pressure of the stamps in the back at the time of the coinage, with a hammer, of the coin. This dull of coinage in this and in similar cases produced a back that evaluated all alone, would not reach a value higher than a VG+, while in the front when we can distinguish the smallest details of the hair, facial features and crown and in the cases that they are not too high, they could reach a VF, so that the superior weighting which always receives the front compared with the back, when evaluating, makes the resulting degree for the piece as a whole, to be in F+, therefore according to the base price in G of the sesterces of Nero, which we have referred to in the post 14, we would have a price of 900€ with an intermediate patina.
Regarding the patina corresponding to the front, it could be classified as intermediate, but, in any way, the back could, whose patina only covers a small proportion of its surface and it shows clear signs of having been removed at points around the figure in order to highlight its relief. This circumstance reduces the market price of the piece to 360€. The piece in Figure 16.2 is the type commonly known as DECVRSIO making reference to the word under the figures. The word means in Latin something like Scouting party, expedition, or more properly raid. Regarding this concept we find the emperor on a horse with a spear and a breastplate, most of the times followed by a companion riding a horse with a standard and other times, less common, he is preceded by a soldier by foot carrying the same standard. It is a piece which supports a very high incidence of variants according to the side the figures in front or back look at, the small alterations in the legend or the presence of the robe or the glove indicating the extent of the power of Rome, under the head of emperor. The price variations of these variants are not very significant, except from the piece that omits, we do not know thw reason, the letters SC on the back, that as we know they stand for the Senate authorization for issuing, necessary for all fiduciary currency, according to the laws of Rome.
Cohen and Cayon 1984 and 1985 considered this type as a rarity almost twice of that of Rome or of the Temple of Janus, indicating a price of 8FF versus 4FF, 1000FS compared to 600FF and 80,000P compared to 50,000P. The type is actually scarcer than the Rome type, but we would not classify it at this proportion. The valuation of Sear seems more realistic, in his several editions he has been drawing a value of about 50% higher than the type of Rome. In general we will not take into account such a slight increase of rarity, for valuation purposes, as we have discussed above.
Thus, the piece is a prototypical example of what a coin is in VF degree. Indeed, the obverse shows a detail almost complete, except in the higher parts of the crown, the legends are quite completely readable, even though the leaves are well filled, and they do not show their nerves. As for the back, in principle, it seems like it could achieve a higher valuation, since almost all of the folds of the cloak and of the breastplate of the two figures are visible. However, it is easily evident that this visibility is due, more than for a lack of use, to the back of the coin, because of the type of issue, is quite concave so the edge (which it is weared) has constituted an obstacle for the figures to wear.  All those facts corroborate the degree VF already assigned.
Indeed, the patina is intermediate because although it is widespread, more in the front than in back, it has discontinuities. Despite this, the value that in principle would correspond regarding these two characteristics, which would be 1,500€, it would be necessary to reduce to some extent, considering that the front, especially around the crown shows clear signs of having been treated with an object so that the result of making thiner the patina highlights the contours of the leaves, and therefore, the relief. Therefore, it seems appropriate to set a market value of about 1,100€.
On the other hand, the pieces of Figure 16.3 and 16.4 correspond to the upper level to the previous one, meaning that they are pieces in conservation XF, far away from the VF. This let us to convey the idea expressed in the title of this post, in the sense that Nero sesterces are the culmination of the Roman coin, because henceforth it will be difficult to go above the expressive force representing in these sesterces whose design has been magnified in constant proportion from the archaic pieces of Augustus and Tiberius. Sometimes we might feel excessive the difference in value of same coins to others, similar, but in different degrees of conservation. If we compare the beauty of these pieces, for example, with that of previous Nero sesterces listed above, it is clear that the price difference is in exact relation to the difference in beauty.
In the same way as in the post 14, these two sesterces have equivalent conservation, but like with them (see Figures 14.1 and 14.2 compared to 16.3 and 16.4) the back of the 16.3 is much better than its front, and the front of the 14.4 is clearly better than its back. Notwithstanding the clarity of the hair, crown and lines of the figures on the back is enough to consider both pieces in XF, leading to a valuation of 3,000€. However, even in this case although the continuity and uniqueness of the patina is very noticeable in both cases, what may even lead to a higher valuation, it should be noted that the strict valuation of XF, as discussed in the post 6, requires almost all lines of detail, especially in the portrait of the emperor, were visible, and in this case although it is seemingly like this, actually they are not just some of them omitted, but all the lines of the emperor's beard, which in copies in superior conservation are visible. The visibility, and not the complete definition of the details of the beard that are almost indistinguishable in any coin of Nero, is the sign, in general, for a AU conservation, which with this kind of patinas, would lead to prices from 6,000€ to 10,000€, while in this case, the total absence of details in the stubble emperor’s beard would not prevent the classification XF, but it would decrease its value, limiting it to a market price of 2,000€.
Finally, the piece of Figure 16.5 is a sesterces of Galba, Nero's successor, which correponds to the most common type issued during his reign, in a very poor conservation that we could described as G, that despite the unpleasantness of the coin a substantial part of the characters in the legends of the front and back are still visible and some detail of the interior part of the portrait of the emperor and of the figure of the back can also be distinguished.
Concerning the patina, although really regular, it covers most of the piece, especially the front, so we can still consider it as intermediate. On the other hand, the Galba sesterces, despite being far less common than those of Nero, its less beauty and less historical significance of the figure, generally make them to be considered by the market with a value not too different from the ones of Nero, so here we will stick to a similar value, i.e. 190 in G, as in this case, though the best aspect of the patina on the front compared to the clear intermediate of the back, could increase a bit the price, so we could have a market value of 235€.

 

Redes y grafos. Nociones básicas

Representación grafica

Representación matemática.

Tipos de redes

Tipos de relaciones

Próximo articulo

 

Representación gráfica

Las imágenes transmiten de manera  eficaz y rápida  gran cantidad de información cuando se trata de formas y configuraciones, no es por tanto extraño que Moreno recurriese a la representación grafica, que denomino sociograma, para mostrar las relaciones dentro de un grupo social.

 

Figura 1. Sociograma

 

La forma tradicional representa a los actores con nodos y las relaciones o vínculos con líneas, incluyendo puntas de flecha cuando es necesario indicar relaciones con sentido ( v.g.: jerarquía). La representación grafica de una red social es por tanto  un conjunto de nodos unidos por líneas (o flechas) que representan respectivamente los actores y las relaciones existentes entre ellos. Utilizaremos en el futuro indistintamente, por comodidad, los términos que hacen referencia al objeto real como a su representación grafica: nodos / actores, relaciones / líneas (flechas).

Figura 2. Red de ayuda

La dirección de las flechas indican que la relación va desde el actor origen al actor destino. La figura 2 muestra como algunos actores sostienen una relación de ayuda reciproca, mientras que otros solo la proporcionan o la reciben

Representación matemática.

Las representación graficas son muy útiles para mostrar información sobre redes sociales, no obstante cuando el numero de actores o de relaciones es muy elevado el análisis se dificulta enormemente o resulta impracticable. Es por ello que una representación matemática con la que formalizar  y operar ha de resultar de gran ayuda.

La teoría de grafos y el cálculo matricial. han proporcionado herramientas muy valiosas para estudiar las redes. La teoría de grafos tiene su antecedente en la ingeniosa respuesta de Euler en el año1.736, al problema formulado por su población, de si era posible recorrer los siete  puentes de Könisberg  sin pasar dos veces por el mismo puente. Su repuesta consistió en representar y estudiar el problema como un grafo, representando los puentes con líneas  y las dos orillas y las dos islas con puntos (Figura 3). Euler concluyó que el problema no tenia solución, dado que solo los puntos de inicio y final (dos puntos) podían tener un numero impar de enlaces y el  grafo tenia mas de dos puntos (cinco) con enlaces impares.

Con su respuesta Euler nos mostró, como apunta A. Barabasi (Linked), que: “los grafos o las redes a las que representan tienen propiedades  ocultas, bajo su estructura que limitan o multiplican nuestra capacidad para hacer cosas con  ellas” y que por tanto ha de resultar muy provechoso estudiar y descubrir esas propiedades paras entender las redes.

Figura3. Los puentes de Könisberg

Durante la década de los años cincuenta se intentaron aplicar, con poco éxito, diferentes modelos matemáticos  a la estructura de las relaciones interpersonales. En 1956  Cartwright y Harary  aplicaron las ideas de la teoría de grafos al estudio de las redes sociales. La teoría de grafos es un conjunto de axiomas y formulas con las describir propiedades de las estructuras formadas por el conjunto de puntos (actores) y líneas (relaciones) que representan  una red.  La teoría de grafos con el apoyo del análisis matricial  son la base de las aplicaciones informáticas (ver enlaces al final del articulo) y gracias a la potencia de calculo actual de los ordenadores factible abordar el análisis de redes muy complejas.

En la figura 4 vemos un ejemplo de cómo representar grafica y matricialmente  una sencilla red de amistad entre cuatro personas

Figura 4. Matriz de adyacencia de una red de amistad

Utilizaremos las filas y las columnas de una matriz para  mostrar las relaciones entre nodos y la denominamos matriz de adyacencia. En su forma más simple es una matriz cuadrada con tantas filas y columnas como nodos, y en cuyas celdas se anota un cero o uno para indicar la ausencia o presencia de la relación. Las filas por convención representan el origen y la columna el destino. Cuando existe reciprocidad total en las relaciones la matriz es simétrica.

Tipos de redes

Existen diferentes tipos de redes en función de cómo son los nodos, las relaciones y las configuraciones de la red. Iremos profundizando en los diferentes tipos de red en posteriores artículos.

En función de los nodos:

Redes de modo-1: Todos los nodos (actores) son de la misma naturaleza siendo las relaciones entre ellos directas.

Redes de modo-2: Existen dos tipos de nodos; unos nodos representan a los actores y otros nodos representan a los grupos a que pertenecen los actores o a sucesos con los que se les asocian. Por ejemplo: consejeros y consejos de administración. Actores y películas en las han participado (ver el enlace 2. al Oráculo de Kevin Bacon)

En función de las relaciones:

Por su valor: Digitales, cuando solo consideramos la presencia (1) o ausencia (0) de la relación entre actores. Valoradas, cuando se tiene encuenta la intensidad de la relación.

Por su dirección: Direccionadas, también denominadas dígrafos, cuando es relevante  el sentido de la relación, por ejemplo en la relación de jerarquía (Juan es el jefe de Pedro). No direccionadas, en los casos en que la dirección no tiene significado, por ejemplo la relación de vecindad.

Por el numero de relaciones: Múltiples o sencillas. En ciertas ocasiones resulta interesante Mostar las diferentes relaciones que existen entre los actores. En un departamento, por ejemplo, pueden existir relaciones de jerarquía, amistad, apoyo, parentesco, etc. El estudio de redes múltiples enriquece la perspectiva social aunque complica su análisis.

En función de su configuración:

Centralizada: Todos los  nodos son periféricos menos uno, que es el central

Descentralizada: Los nodos se conectan a través de los centros colectivos centralizados

Distribuida: Todos los nodos tienen la misma importancia

 

Figura 5. Redes centralizada, descentralizada y distribuida

Centro/periferia: Un centro con actores muy relacionados unos con otros rodeados de un amplio numero de actores periféricos.

Heterarquia: Red en la que todos los actores están igualmente relacionados con todos los demás  actores.

Clusters (agrupamientos): Redes con grupos que muestran mayor densidad de  relaciones con los actores del grupo que con actores fuera del grupo.

Las configuraciones de las redes sociales tienen un carácter funcional, la estructura de las relaciones favorece o dificulta la acción colectiva y la acción individual de cada actor, consecuencia de sus respectivas posiciones en la red. Tendremos oportunidad de ampliar y detallar  estos aspectos en los próximos artículos.

 

Tipos de relaciones

Las relaciones son la argamasa con la que se vinculan los nodos y se construyen las redes. Borgatti nos propone los siguientes tipos de relaciones:

Semejanzas: Incluyen las relaciones de proximidad temporal y espacial. La pertenencia a grupos, o asistencia a eventos. O compartir atributos significativos como raza, genero, ideología, etc. Estas semejanza no son en si una relación, sino mas bien una condición o estado que aumenta las probabilidad de que se generen otros tipo de relación.

Relaciones sociales: Son las consideradas como las tales por los sociologos Asi tenemos. Parentesco: madre, sobrino, etc. Diferentes roles: amigo, jefe de , estudiante de, etc. Afectivas: amor, odio, etc. Cognitivas: conocer, saber de algo, etc. Estas relaciones al igual que las de  semejanza son conceptualizadas como continuas. Mientras que las relaciones de interaccion son conpetualizadas como discretas, es decir pueden contarse los sucesos durante un periodo de tiempo.

Interacciones: Relaciones sexuales, hablar con, aconsejar, ayudar, dañar, etc. Las interacciones son facilitadas por un contexto de relaciones sociales al igual que las interacciones sirven para desarrollas las relaciones sociales.

Flujos: Son las cosas tangibles e intangibles que son transmitidas en las interacciones. Información, creencias e ideas son transmitidas a través de la comunicación, los virus mediante el contacto o cercanía física, etc.

 

Figura 6 . Tipos de relaciones

(Stephen P. Borgatti, et al 2009, .Network Analysis in the Social Sciences.  Science)

 

 

Enlaces:

1. www.aulatika.net

2. http://oracleofbacon.org/how.php

 

Proximo articulo: Las relaciones

 

Página 24 de 27

Canción Destacada

Diseñado por:
Jaitek