Suscribirse

Blogs

Blogs
Miércoles 03 de Abril de 2019 09:51

Hace ya 20 años …

por Fernando Martín Moreno

Fue por laprimavera de 1998, cuando tras un clinic que nos dio el Maestro Seve en el RACE, pensé muy ingenuo de mí que sería fáciljugar a este deporte, al verle dar golpes con gran precisión y naturalidad sin esfuerzo.

Y me sentí motivado para en octubre de ese añoinscribirme paradar clases en la escuela de un incipiente Club de golf, el “Olivar de la Hinojosa”, que ha sido para mí siempre un referente en todos los años que llevo jugando. Allí comencé mi andadura en este deporte y he mantenido con el tiempo el contacto y el aprecio por todos los que me acompañaron en mis comienzos, con los que sigo manteniendo una magnifica y entrañable relación, entre ellos el Director Deportivo “Raul”, mi profesor “Guillermo” y con “Mar”responsable de la recepción. Todos ellos excelentes profesionales que han sabido mantener el espíritu y el nivel de exigencia que exige hoy gestionar un prestigioso Club de golf.

Fue allí cuando después de unos meses de dar clases comencé a comprender que no sería una tarea fácil lo de jugar al golf y con los años lotengo ya asumido, requiere mucha dedicación y esfuerzo. Es un deporte exigente que con frecuencia te hace comprender lo difícil que es mantener la regularidad en el juego, lo que te hace ser humilde en las expectativas de cada partido. Pero como he oído en másde una ocasión “siempre hay un golpe especialmente bueno, al menos uno en cada partido,que te motiva para seguirjugando con ilusión y con expectativas de mejorar”, en mi caso aun no habiendo ninguno en muchas ocasiones, he seguido jugando aunque sea por disfrutar de la compañía y del magnífico entorno natural sobre los que se asientan en general los campos de golf.

Recuerdo cuando en la época de más auge de este deporte en la que mi hijo decidió apuntarse a dar clases, tuve que pasarme toda la noche dentro del coche en la puerta del Olivar para hacer cola y poder coger cuando abrieron un número que le permitiera elegir día y hora para la clase. Son los sacrificios que solo se hace por un hijo.

El Club Olivar tiene dos campos, uno de 18 hoyos par 72 de 6.300 m. de longitud yotro de 9 hoyos par 29 de 1.386 m.El campo de 9 hoyos está muy bien pensado para los que se están iniciando o los que tienen poco tiempo y quieren practicar para mantener el nivel de juego acorde a sus exigencias. El recorrido del campo de 18 hoyos es un recorrido muy variado y sobre todo agradecido, en el que para obtener un buen resultado es fundamental ser muy preciso tanto en los tiros a green, ya que todos ellos están muy protegidos por bunkers o por agua, como en las lecturas de sus caídas.

Si entras en la página web del Club puedes consultar los consejos que nos da Pepín Rivero para jugar cada uno de los hoyos, lo cual nos ayudarási es la primera vez que juegas en este campo, luego a medida que lo vamos jugando como en los demás, cada uno es “maestrillo” de sí mismo y sabe qué estrategia debe seguir para sacar el mayor rendimiento en base a su forma de juego. José Rivero conocido como Pepín Rivero es un famoso golfista español, fue de los que secundaron al gran Severiano Ballesteros durante los ochenta. Ganador de la Ryder Cup en 1985/1987, campeón del mundo en 1984 y ganador de numerosos torneos del circuito europeo. Coincidí con él en un campeonato de España y realmente es un auténtico campeón.

 

Hace 20 años que comencé y parece que fue ayer, sobre todo porqué tengo la sensación de que me queda todavía mucho, mucho por aprender y más cuando juego en los “proam” con profesionales, que parece que ellos son lo que realmente juegan al golf y yo a los bolos.

 


 

 


Jueves 28 de Marzo de 2019 11:08

Classicauto 2019 (6)

por Alejandro Lazcano

Se encontraba también presente el stand de CERA (campeonato de España de Rallyes de asfalto) que será patrocinado hasta 2020 por Terra Mundis, y nos permitía ver entre otros, el Abarth 124 Rally con el que corrió este año Monarri, o uno de los karts de la CEK Academy, todo junto a la exposición del evento Jarama Classic o un camión de la prueba de tierra Baja Aragon.

 

Como penúltimo tema de este artículo nos vamos a detener en el homenaje que se ha celebrado en esta edición al equipo nacional de F3, que bajo la presidencia de Fernando de Babieraen la FEA se constituyó en 1977, para lo que actuó como piloto/coordinador Luis Canomanuel, y como pilotos KuruVillacieros, JordiCaton y FerminVelez. Esta fue la forma de apoyar a los jóvenes pilotos provenientes de la fórmula 1430, para que se fogueasen internacionalmente y pudieran optar a correr en fórmula 1, lo que partió de la adquisición de unos Ralt RT 1, y el apoyo mecánico de conocidos especialistas como Juan Viladelprat. Se pudo mantener el proyecto durante tres temporadas gracias al apoyo de varias empresas españolas y luego concluyo por la falta de medios para continuar, si bien la FEA siguió apoyando a nivel individual a varios pilotos de los que hacemos mención de Emilio de Villota, Antonio Zanini, y los conocidos como los luises, Luis Perez Sala y Luis Villamil.

Para poner fin a este recorrido, salimos al exterior del Palacio de Cristal y nos encontramos con un buen número de los Seat Sport y Coupehomenajeados, de los que seleccionamos un par que nos gustaron por su estado de conservación y en la parte posterior del edificio encontramos a los Mercedes W123 algúnCitroen 11 y por supuesto otros Alpine A110 que para eso eran uno de los protagonistas de esta edición.


 

Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Jueves 28 de Marzo de 2019 10:59

Classicauto 2019 (5)

por Alejandro Lazcano

Continuando nuestro recorrido nos encontramos en la planta intermedia con un variado mundo de stand con recambios de motocicletas y de venta de segunda mano junto a otras antigüedades.

 

 

En cuanto a la planta baja, disponía en su parte izquierdadel típico mercadillo de vehículos de segunda mano, que hemos encontrado un poco subidos de precio respecto a otros años, de lo que da buena prueba un Triump TR6 por 35.000€, o un Ferrari 360 por 105.000€, si bien el vehículo que más nos gusto fue un R 8 TS azul con unas franjas blancas como las que llevaba el Gordinifrancés.

 

Continuaba esta planta con un buen número de stand dedicados a la venta de piezas tanto nuevas como de segunda mano, pero lo que mas nos ha sorprendido ha sido la zona final próxima a la cristalera, con una amplia representación de escuelas de conducción dentro del entorno denominado Autoracing.

En esta parte podíamos ver algunos de los vehículos que se utilizan en la formación de pilotaje, de los que no tenemos por menos que destacar el Mercedes AMG de DRIVEX, que se completaba con un Ferrari 360.


 

 

 

Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Miércoles 27 de Marzo de 2019 18:38

Classicauto 2019 (4)

por Alejandro Lazcano

En nuestro camino de vuelta hasta la escalera de bajada de esta planta superior, nos cruzamos con un stand en el que se exhibía el único Hispano Suiza T30E de 1922 de competición que se conserva, y un stand con modelos de raid entre los que nos llamó la atención un Renault 4L similar al de la película de Jean Reno “4 latas”.

 

 

En cualquier caso, uno de los focos de más interés de esta planta era la presentación del Alpine A110, que una vez presentado en el salón de Ginebra de 2017 el prototipo Alpine Visión, comienza su comercialización el nuenoAlpine A110 que se construye en la fábrica que Renault Sport tiene en Dieppe. Este nuevo deportivo incorpora un motor de 1,8 litros turboalimentado que da 252 CV, lo que le permite conseguir una aceleración 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, para lo que cuenta con una caja de cambios DCT de siete velocidades y doble embrague.

Este vehículo está basado en el antiguo modelo Alpine A110 Berlinette de los años sesenta que en las manos de Jean Cloud Andruet y de Michele Espinosi (alias “Biche” su copiloto)gano el rally de Montecarlo en 1973, en su formato WRC, lo cual ya se había producido en 1971 bajo el pilotaje de Ove Andersson antes de ser prueba del mundial. Añadir que tengo un especial cariño a este modelo ya que fue mi primer coche, una pena no haberlo conservado


Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Miércoles 27 de Marzo de 2019 18:33

Classicauto 2019 (3)

por Alejandro Lazcano

Asimismo, se podía disfrutar de una colección de modelos desarrollados por Seat Sport, como el Spider o el Coupéque este año cumple 50 años.

 

Continuando con los aniversarios, merece una mención especial los 60 años del Mini, vehículo que creo en1959 AlecIssigonis, y ahora fabrica BMW con una base de diseño que recuerda al original, pero adaptado a su época, para lo que se ha sacado a la venta un modelo exclusivo que conmemora esta celebración.

 

Al fondo de esta tercera planta podíamos visitar el gran stand con el habitual concurso de elegancia, si bien esta octava edición respondía a la peculiaridad de estar dedicado completamente a la firma británica Bentley que cumple 100 años desde su fundación. Destacar entre los veteranos modelos un Continental Roadster de 1932 y un 4 ¼ MR de 1939, a los que acompañaba el modelo actual del Continental GT para hacer contraste de estilos.

Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Miércoles 27 de Marzo de 2019 18:24

Classicauto 2019 (2)

por Alejandro Lazcano

Un Mercedes 190 SL de 1957 que quedo noveno en el Rally de Montecarlo Historique de 2010, perteneciente a La Cochera, y un Jaguar XK 140 FHC de 1937 de Auto Storica.

Completamos esta selección con un Alpine A 110 de 1969 en su estado original y perteneciente al restaurador Pueche y un Willys Knight de Automobiles Yepes

Nos gustó entre otros, el trabajo de restauración presentado por la firma portuguesa Lusovintage sobre una base de un Mercedes descapotable

Continuando en esta planta, y dentro del apartado de aniversarios vamos a destacar el 100 aniversario de Citroën, en cuyo stand pudimos ver un 10HP Type A de 1919, el C6 de 1928, los modelos 7, 11 y 15 que se fabricaron entre 1934 y 1957, el 2CV, el DS o el CX.

Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Miércoles 27 de Marzo de 2019 18:04

Classicauto 2019 (1)

por Alejandro Lazcano

Esta edición era la décima desde que se adoptó la nueva denominación y cambio de organizador de la feria del vehículo clásico de Madrid Classicauto, como continuación y renovación de las 14 ediciones de Retromovil. Este aniversario se ha plasmado en varios eventos y novedades que me han parecido muy interesantes, si bien me quedo con la presentación del nuevo Alpine A110, los aniversarios de Citroen y Bentley que cumplen sus 100 primeros años de existencia, y la presencia de las escuelas de competición agrupadas en Autoracing.

 

 

Entre los eventos asociados a este décimo aniversario de CLASSICAUTO celebrado, como de costumbre, en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo y alrededores, entre los días 22 y 24 de febrero, tuvimos ocasión deasistir a la conmemoración del primer campeonato del mundo de Ángel Nieto, obtenido en 1969 y que convoco a un buen grupo de espectadores y amigos junto a sus hijos, o al homenaje celebrado en conmemoración del primer equipo español de fórmula 3.

 

 

Vamos a hacer a continuación un recorrido sobre los diversos expositores de las tres plantas del edificio principal y de sus aledaños, comenzando por la superior en la que a mano derecha se encontraba la zona de ponencias en la que se desarrollaron charlas sobre los eventos y onomásticas celebrados en esta edición, tras lo que pasamos a la zona de restauradores y vendedores de vehículos clásicos que, como hemos indicado, han incrementado de nuevo su presencia respecto a otros años, y así, a los habituales Auto Stórica, la Cochera, Cars Clásicos, Pueche, Juan Lumbreras oRetrosport, se añadían otros como Valentín Motors, Jorcar, Saica, Amazon Sport, Automóviles Arguelles,Luxury Motor etc.

Os presentamos de entre los habituales un Bentley 4 ¼ Blower Petersen de 1935 y un Talbot 105 de seis cilindros de 1933, ambos del restaurador Cars Clásicos

 

Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Martes 05 de Marzo de 2019 17:25

Pepe Rivero

por Leopoldo Simó

5/03/2019

Pepe Rivero

 

Cuba y música, música y Cuba. Un binomio inseparable. Imposible pensar en una de las dos sin que nos venga a la mente la otra. Cuánta buena música se ha generado y nos ha llegado desde esa isla caribeña. Bolero, guaracha, rumba, guajira, son, danzón, ... son géneros y ritmos cuyo origen cubano nos da idea de cómo se vive la música allí (en 1997 La Habana entró en el Libro Guinness de los Récords con el son más largo de la historia; más de cien agrupaciones de todo el país tocaron durante cien horas consecutivas). ¿Y el jazz? porque de eso va este blog. Veamos. En la segunda década del siglo XX comenzaron los intercambios musicales con Nueva Orleans y se crearon las primeras bandas de jazz cubano, que actuaban principalmente en Cuba, pero el verdadero auge e internalización del jazz cubano surgió a partir de que Mario Bauzá (clarinete, saxo y trompeta) se trasladara definitivamente, en 1930, a Estados Unidos, a la ciudad de Nueva York, y comenzara a incorporar músicos de jazz a algunas de las orquestas de música latina en las que tocó, dando origen a lo que se denominó jazz afrocubano y después cubop. Desde entonces han sido numerosos los músicos cubanos que han formado y forman parte del mundo del jazz. Y uno de estos músicos actuales es un excelente pianista y compositor, Pepe Rivero, al que he visto en varias ocasiones en las salas y clubs de Madrid, ciudad a la que se trasladó en 1997 y en la que un par de años más tarde fijó su residencia. Sobre él va este post.

Pepe Rivero

Pepe Rivero

Hablo con Pepe Rivero (a quien agradezco el tiempo que me ha dedicado) para que me cuente algunas cosas sobre sus orígenes y su carrera y, mientras tomamos el menú del día en un restaurante-bar del barrio madrileño de Malasaña, me dice que nació en Manzanillo, provincia de Granma, en la parte oriental de la isla. Una población con una gran tradición musical y allí, en su ciudad natal, comenzaron sus contactos con la música, porque gran parte de los integrantes de su familia paterna eran músicos. Un tío suyo era cantante en la Orquesta Original de Manzanillo y su padre saxofonista, que fue quien le inculcó su amor por la música. Pepe Rivero quería tocar el saxo, como su padre, pero no fue así y a los seis años comenzó sus estudios de piano. Por entonces, en su casa sonaba la música de Irakere, con Chucho Valdés, Paquito D'Rivera y otros grandes de la música cubana, con la que creció Pepe Rivero. Más tarde se trasladó a La Habana para finalizar sus estudios de piano en el Instituto Superior de Arte. En 1997 grabó con Celia Cruz para RMM Records y desde entonces siempre acompañó a Celia Cruz en sus actuaciones en España, como también lo ha hecho con Paquito D'Rivera cuando éste ha tocado en alguna ciudad española.

Su formación clásica le ha ayudado en su transición al jazz. Pepe Rivero es un entusiasta de la improvisación, que es uno de los elementos básicos del jazz pero no exclusivo de él, esta práctica ya la utilizaron muchos de los grandes compositores e intérpretes de música clásica e incluso hay quien la considera como el origen de toda música. Pepe Rivero no quiere identificarse con un determinado estilo, no es muy dado a etiquetas y se define simplemente como músico, aunque sus composiciones, arreglos e interpretaciones respiran Caribe por todos lados. Tiene sus referentes en el piano y no olvida lo que han aportado o aportan a este instrumento pianistas como Bill Evans, Keith Jarret, McCoy Tyner o Gonzalo Rubalcaba, además del ya mencionado Chucho Valdés. Ha realizado giras por varios países europeos y americanos y ha grabado seis discos (sólo aparecen tres en su web, que tiene muy desactualizada a fecha de hoy), al margen de otros en los que ha colaborado. El primero de esos seis, Pepe Rivero and Friends, Tonight Latin, en 2007 y el último, Delirio, con María Berasarte, en 2019. Ahora está finalizando un nuevo disco con Javier Colina, El pañuelo de Pepa, que según me dice está a punto de salir cuando esto escribo. Y con Colina lo está presentando en algunas actuaciones y a una de ellas me fui a verles. Fue en el Bogui Jazz, el pasado 3 de marzo.

Pepe Rivero Bogui

Pepe Rivero y Javier Colina en Bogui Jazz (Madrid, 3 marzo 2019)

Son muchas las veces que Pepe Rivero y Javier Colina han tocado juntos. Se conocen bien y su compenetración es total. Javier Colina es probablemente el contrabajista español de mayor reconocimiento internacional y uno de los mejores del mundo del jazz, al que también he visto en numerosas ocasiones desde aquella primera que recuerdo con Tete Montoliu en Café Central en 1995, pero ahora no se trata de hablar sobre él, ya lo hice en otro artículo de este mismo blog (El contrabajo de Javier Colina). El concierto de Bogui fue un adelanto de ese disco (El pañuelo de Pepa) y en él hicieron un recorrido por varios temas de algunos compositores cubanos de los siglos XIX y XX, añadiendo un par de composiciones del propio Pepe Rivero. Empezaron por un danzón, Las alturas de Simpson, siguiendo por el conocidísimo Son de la loma, de Miguel Matamoros, el no menos conocido bolero Tres palabras, Los tres Golpes y El pañuelo de Pepa, que da título al disco. Un estreno, Me mata, que compuso Pepe Rivero para el corto cinematográfico Habana me matas, para finalizar con un homenaje al gran pianista que ha sido Bebo Valdés, con otro tema compuesto por Rivero, Para Bebo. La agilidad, fuerza o suavidad -según el momento- con que se deslizan los dedos de Pepe Rivero por las teclas del piano ya es en sí un espectáculo digno de admiración. Pepe Rivero y Javier Colina son dos grandes músicos y dos magníficos improvisadores a los que uno no se cansa nunca de escuchar y cuando además de oírlos los ves, te das cuenta de que no sólo disfruta el público, porque ellos también lo hacen.

Sabemos que son tiempos de fusión, ya todo se fusiona, pero no me atrevería a reducir a ese término lo que hace Pepe Rivero con el jazz y la música popular cubana. Rivero pone toda su formación y conocimiento musical a disposición de sus composiciones, arreglos e interpretaciones y de ahí, imprimiendo su personal estilo, surge su manera de expresarse musicalmente. Una forma de expresión musical, la suya, que cada día está teniendo un mayor reconocimiento internacional. Pepe Rivero está entre los mejores de esa "nueva generación de músicos cubanos" de la que muchos críticos y aficionados hablan.

Al margen de estas actuaciones con Javier Colina, Pepe Rivero continúa con algunos de sus proyectos, como el exitoso "Dos contrabajos y uno sin" en el que a Rivero y Colina se une un segundo contrabajo, Reinier Elizarde 'El Negrón', para actualizar la música de los compositores cubanos del XIX y XX. O las actuaciones con María Berasarte, esta primavera de 2019 tienen programados tres conciertos en el Festival Internacional de Arte Sacro de Madrid (por cierto, muy interesante y recomendable su programación, este año del 7 de marzo al 13 de abril). En 2018, Pepe Rivero estrenó su obra sinfónica Yoruba Suite, un recorrido por los ritmos de la etnia y religión yoruba, origen de la actual santería cubana. Después, Pepe Rivero adaptó esta obra para quinteto, haciéndola así más fácil de llevar a los clubs y salas. Son muchas las ocasiones que hay para ver a Pepe Rivero en directo con cualquiera de sus proyectos o acompañando a otros grupos o intérpretes, yo ya lo he hecho en varias, y quien no lo haya visto aún, que lo busque, que disfrutará.

Y a todo esto hay que añadir otra faceta de su carrera y profesión que le ocupa no poco tiempo, y es que Pepe Rivero también se dedica a la formación e imparte clases de piano en dos instituciones madrileñas: En la Facultad de Música y Artes Escénicas de la Universidad Alfonso X El Sabio y en la Escuela de Música Creativa. Me imagino a sus alumnos encantados con un profesor como él.

 

P.S.: En el tercer párrafo digo que tiene su web muy desactualizada. Ya no, porque acabo de comprobar (1 abril 2019) que ya está al día. https://www.peperivero.com/


 

Sábado 19 de Enero de 2019 19:04

Un nuevo espacio gastronómico

por Ana Martínez Arce

Llevaba mucho tiempo sin actualizar este blog porque he estado trabajando con mi hermana en este proyecto:

 

Calle Marques de Monasterio 6, 28004 Madrid

Tel 918708593

@hermanasarce

L-V 9:00 - 18:00

S 10:00 – 19:00

 

 

Damos desayunos comidas y meriendas y todo lo que ofrecemos (incluido el pan) está preparado por nosotras.

Jueves 15 de Noviembre de 2018 23:08

Charles McPherson

por Leopoldo Simó

15/11/2018

Charles McPherson

 

Cuando Clint Eastwood, gran aficionado al jazz, se propuso dirigir la película Bird, sobre la vida del gran Charlie Parker, una de sus primeras decisiones fue la de rodearse de un buen grupo de músicos de jazz que le asesoraran y colaboraran en su realización. Toda la supervisión musical corrió a cargo de Lennie Niehaus, que ya había compuesto (y continuó haciéndolo) la banda sonora de muchas de las películas de Eastwood y fueron varios los músicos que intervinieron en la grabación del gran número de temas que se interpretan en el film, empezando por el propio Lennie. En aquellos temas en que no se pudo aislar el sonido del propio Parker o echar mano de sus grabaciones, quien principalmente lo "suplantó" fue el saxo de Charles McPherson. Y es que Charles McPherson tiene todos los predicamentos y todas las condiciones para ser el continuador de la música de Parker.

McPherson Payne

Charles McPherson (fotografía de Gary Payne, https://www.garypaynephoto.com/)

Charles McPherson nació en Joplin, Missouri, en 1939 y antes de cumplir los diez años se trasladó con su familia a Detroit, ciudad en la que había nacido y vivía Barry Harris (ver Barry Harris, manteniendo viva la llama del bebop, en este mismo blog) que fue su gran mentor, quien lo introdujo en el estilo bebop y por quien McPherson siente una enorme admiración, como la que también siente por Charlie Parker. Las enseñanzas con Harris y sus primeras actuaciones le sirvieron a McPherson para que Charles Mingus se fijara en él y lo incorporara a su grupo. McPherson estuvo tocando con el grupo de Mingus durante 12 años. Ha tocado con Mingus y con muchos otros, entre ellos, además de con Harris, tocó con maestros del bebop como Dizzy Gillespie y Phil Woods y también con la Lincoln Center Jazz Orchestra de Wynton Marsalis. En 1964 publicó su primer álbum como líder y en 2015 el último hasta ahora, The Journey, y entre uno y otro hay otros 22 discos publicados por McPherson, al margen de las múltiples grabaciones en las que ha participado con otros grupos. En realidad creo que The Journey no es el último, porque al mismo tiempo que salía al mercado ese disco, McPherson estaba grabando otro, Love Walked In, que haría el número 25 de sus discos como líder, con el sello catalán Quadrant Records, aprovechando su estancia en Barcelona para actuar en Jamboree Jazz Club. Un disco con estándares de jazz y una única composición suya. The Journey es un disco muy completo y equilibrado que contiene 9 temas, entre composiciones propias de McPherson, de algunos de los músicos que lo grabaron con él (Keith Oxman y Chip Stephens), una composición de Charlie Parker, Au Privave, con arreglos de McPherson y un par de estándares de jazz. Un álbum del que, sin desmerecer a los demás temas, yo destacaría Manhattan Nocturne, preciosa composición de McPherson con muchos detalles de un buen blues.

Charles McPherson es uno de los máximos representantes del estilo bebop, un estilo que emergió en los años cuarenta del siglo pasado y que ha aportado mucho al jazz y por el que han transitado algunos de los más grandes intérpretes de esta música, aunque el bebop también haya servido como inspirador de algunos estilos que se presentaron como revolucionarios pero que no terminaron de cuajar entre el gran público amante del jazz, aun teniendo su momento. Y es que cuando algún estilo musical o alguien se aleja de lo que Charles McPherson denomina la "Santísima Trinidad de la Música: melodía, armonía y ritmo", sus posibilidades de esperanza de vida musical no son demasiado altas. Todo es efímero, pero algunas cosas más que otras.

Ninguna persona del mundo del jazz o aficionado a esta música duda de que Charlie Parker creó escuela y de que hubo varios saxofonistas altos que quisieron tomar su relevo tras su fallecimiento, aun sabiendo que Charlie Parker es irrepetible. De los saxos altos de aquella época (Parker falleció en 1955), posiblemente quede Charles McPherson, ahora cerca de ser octogenario (parece más joven y se le ve en plena forma), como el único o al menos el mayor representante de ese estilo. Y por eso y porque quería verlo ahora en directo, fui a oír y ver a Charles McPherson Quartet a la Sala Clamores de Madrid el pasado 14 de noviembre, un concierto enmarcado dentro del Festival de Jazz de Madrid de 2018, que se celebra en distintos auditorios y clubs.

Un breve apunte sobre la Sala Clamores. Clamores es uno de los clubs de jazz con más solera de la capital de España y al que le tengo un especial cariño. Se inauguró en julio de 1981 y desde entonces no ha dejado de ofrecer música en directo. En el verano de 2015, sus fundadores, Germán Pérez y Ángel Viejo, lo traspasaron a un nuevo propietario, Roberto Rey, que también procede de los ambientes musicales. Tras unos comienzos algo titubeantes, con esta nueva dirección, en cuanto a programación, pues el jazz dejó su protagonismo principal a otras músicas, Roberto ha mejorado considerablemente la programación de sus primeros tiempos y ahora puede volver a considerarse que Clamores es una de las tres salas madrileñas, junto con Café Central y Bogui, que ofrece una mayor presencia de figuras nacionales e internacionales de jazz.

Y una de estas figuras internacionales es sin duda Charles McPherson. Su fidelidad a la música de Parker es evidente, al mismo tiempo que introduce su propia manera de tocar y de entender el bebop, porque McPherson es un músico en toda la dimensión de esta palabra, de una enorme formación musical que le permite aportar su propia concepción de la música. Sin romper la tradición del bebop y desde un máximo respeto a este estilo, McPherson consigue provocar en quienes le escuchan la sensación de asistir a algo totalmente innovador.

McPherson1

Charles McPherson. Sala Clamores, Madrid, 14 nov 2018

En el concierto de Clamores, el cuarteto lo completaron Bruce Barth (piano), Mark Hodgson (contrabajo), aunque el programa anunciaba a Darryll Hall en el contrabajo, y Stephen Keogh (batería), acompañantes habituales de Charles McPherson. Alternaron composiciones propias de McPherson con estándares de jazz. La primera parte del concierto fue un rendir homenaje a grandes intérpretes y compositores, empezando, como no, por Charlie Parker (Au Privave), continuando con Nat King Cole y Letser Young. Fue en la segunda parte, tras un breve descanso, cuando el cuarteto interpretó algunas composiciones de McPherson alternándolas con estándares de jazz. Clamores estaba al completo, días antes ya se había anunciado el sold out, y de allí no se movió nadie hasta que, una vez que parecía finalizado el concierto, el cuarteto tuvo que salir de nuevo y McPherson anunció, esta vez en castellano, "uno más". Y ese uno más fue una personalísima versión de All The Things You Are, de Jerome Kern. Un concierto muy completo, un poco corto en el tiempo a mi parecer, y en el que no dejó de estar presente la melodía, armonía y ritmo de su música. Sin duda Charles McPherson es el máximo representante del bebop en la actualidad. Y allí, en la Sala Clamores de Madrid, fuimos testigos del mejor bebop y del mejor jazz.

McPherson2

Charles McPherson Quartet. Sala Clamores, Madrid, 14 nov 2018

Del concierto sólo me queda hablar algo de los músicos que acompañaron a Charles McPherson. Enorme Stephen Keogh en la batería, magnífico el contrabajo de Mark Hodgson y un pianista de excepción como es Bruce Barth. Aunque de este último oí a alguien del público decir "tiene mejor técnica que sentimiento". A mí me pareció excelente tanto su técnica como su entrega e integración con el grupo, pero quien dijo eso fue una mujer y ya sabemos que las mujeres son más observadoras y sensibles que los hombres.

Finalizo con los proyectos que en un futuro inmediato va a acometer McPherson. Para ello tenía yo que preguntar a quien los conoce, él o su representante, y en este caso acudí a Lynn Sundfor-McPherson, a quien desde aquí doy las gracias por su amabilidad. Lynn es su representante además de su esposa y una excelente pianista. Y esto es lo que me dijo sobre los proyectos inmediatos de Charles McPherson:

· Charles está escribiendo otra composición (la tercera) para San Diego Ballet (director artístico Javier Velasco), en el que Charles es compositor residente; "Song of Songs", una historia del Antiguo Testamento.

· Charles será homenajeado en su 80° cumpleaños en el Lincoln Center con Wynton Marsalis y la Jazz at Lincoln Center Orchestra.

· Charles realizará una gira de la Western Jazz Alliance de West Coast a principios de 2019, patrocinada por NEA (National Endowment of the Arts)

· Como siempre, Charles será el invitado especial a varias universidades este año como director de talleres musicales e intérprete.

Y Lynn añade, "Charles mantiene una agenda ocupada tanto en la interpretación, como en la composición y la enseñanza, y no ha disminuido su ritmo de trabajo en las últimas décadas. ¡Es un hombre y un músico increíble!" Total admiración.

 

 

Página 1 de 27

Canción Destacada

Diseñado por:
Jaitek