Suscribirse
Sábado 07 de Noviembre de 2020 20:34

El violín en el jazz. Maureen Choi

por Leopoldo Simó
Vota este articulo
(0 votos)

 

8/11/2020

El violín en el jazz. Maureen Choi

 

El violín no es de los instrumentos más habituales en el jazz, estamos más acostumbrados a asociarlo con la música clásica, las orquestas sinfónicas y los grupos de cámara y así es y sin embargo sí que podemos encontrar un buen número de grandes violinistas de jazz, muchos de ellos formados en la clásica. Siendo Estados Unidos el país que vio nacer el jazz es lógico que los primeros violinistas de jazz sean de allí. Algunos de los más conocidos, ya desaparecidos, fueron John Robichaux, Stuff Smith, Eddie South, Joe Venuti o Guy Lombardo, este último nacido en Canadá aunque la mayor parte de su carrera musical la realizó en Estados Unidos. En Europa el primer referente internacional del violín en el jazz lo podemos encontrar en el francés Stéphane Grappelli, uno de los más importantes e influyentes violinistas de jazz, que, junto al guitarrista Jean Baptiste ‘Django’ Reinhardt, creó en 1934 el Quintette du Hot Club de France, una de las agrupaciones europeas de jazz más importantes de la época. Grappelli falleció en 1997 a la edad de 89 años.

Y claro que hay más. Pero vayamos a los actuales, que de la actualidad del jazz va esta serie de artículos. Y ya que he finalizado el párrafo anterior nombrando a Grappelli, veamos algunos otros violinistas europeos y el primero que se me viene a la cabeza es Jean Luc Ponty, discípulo de Grappelli, que introdujo el violín eléctrico en el jazz y el rock y ha tenido una clara influencia en muchos de los violinistas posteriores. El húngaro Csaba Deseő ha simultaneado sus intervenciones como miembro de la Orquesta Filarmónica Nacional de Hungría con sus actuaciones en grupos de jazz durante gran parte de su trayectoria musical. Algo similar puede decirse de Adam Taubitz, nacido en Polonia y nacionalizado alemán, miembro de la Orquesta Filarmónica de Berlín. Otro violinista polaco, aunque afincado en Nueva York, es Michał Urbaniak, posiblemente el de mayor reconocimiento internacional entre los violinistas actuales, además de ser saxofonista y compositor. Urbaniak ha tocado con los mejores músicos y agrupaciones de jazz y creado sus propios proyectos. Y llegamos a un caso muy especial como es el de Philipp Wachsmann, músico absolutamente vanguardista que gusta sobremanera de la experimentación y la improvisación. Resulta curioso, al menos para mí, que a partir de ser alumno de la prestigiosa Nadia Boulanger, su carrera derivara hacia un estilo tan distante del tradicional. Finalizo este bloque con un violinista nacido en Beirut y nacionalizado español, Ara Malikian, que, no siendo un violinista de jazz, ha tocado tantos estilos que no podía faltar el jazz entre ellos. De hecho, fue uno de los músicos que participó en la I edición de Jazz Palacio Real que se celebró en Madrid durante los meses de julio y agosto de 2020, desastroso año de la pandemia provocada por un detestable coronavirus.

Doy un salto a Estados Unidos para mencionar a dos extraordinarias violinistas. Se trata de Karen Briggs y Regina Carter. Karen Briggs está considerada por muchos críticos como la violinista más importante de la actualidad. Ha actuado como solista, con pianistas, grupos o acompañando a cantantes, como es el caso de Diana Ross con quien ha actuado en varias ocasiones. Regina Carter es otra maravillosa violinista, posiblemente la más ecléctica de todas, pues practica una gran variedad de estilos musicales, desde el jazz al pop pasando por clásica, latina, country, blues,..., poseedora de un enorme sentido del ritmo y del swing y tiene, como Briggs, un buen número de premios. Ha actuado en España en varias ocasiones, la última en el Festival de Jazz de Vitoria en 2019. Mark Feldman es un violinista estadounidense de música clásica, jazz y country. En el terreno de jazz ha colaborado con varios músicos y estuvo durante años formando parte del cuarteto de John Abercrombie. Y no siendo una violinista de jazz, pero sí excelente, incluyo aquí a Lucia Micarelli aunque sólo sea por el hecho de que interpretó el papel de Annie Talarico en la serie de televisión Treme, magnífica serie que relata los meses posteriores al huracán Katrina que asoló Nueva Orleans (siempre busco, y en este caso encuentro, alguna justificación para hablar de esta serie). Clicando aquí podéis ver una secuencia del capítulo 4 de la primera temporada de Treme.

De todos los violinistas que he mencionado hasta aquí, aunque haya escuchado grabaciones de ellos (seguramente del que más, Grappelli, entre otras cosas porque su versión de As Time Goes By la he escuchado decenas de veces), únicamente he visto en directo a Ara Malikian, un par de veces (en el teatro Bellas Artes y en Sala Clamores, ambos en Madrid). Pero ahora toca hablar de una violinista a la que sí he visto en directo y llevo siguiendo algún tiempo porque me parece realmente buena. Se trata de Maureen Choi.

Maureen Choi

Maureen Choi (foto cedida por M.C.)

Nació en Michigan, hija de padres coreanos -ambos músicos- que le infundieron su amor por la música. Maureen forma parte de ese número reducido de personas poseedoras de un oído absoluto. Empezó de muy niña, con tres años, a tocar el violín y ya en su adolescencia y juventud estudió en Michigan State University, donde se graduó en violín clásico, y después en Minneapolis y en el Berklee College of Music de Boston. En este último centro empezó a interesarse aún más por la música latina y española, interés que ya le había inculcado su padre, guitarrista de clásica y aficionado a este estilo musical. Finalizando sus estudios en Boston, Maureen ya se puso a pensar en formar su propio grupo, un cuarteto con piano, bajo y batería acompañando a su violín, Maureen Choi Quartet, grabando su primer disco en 2011. En el Berklee College coincidió con un alumno de contrabajo, Mario Carrillo, español, con el que estableció una relación que terminó en boda, fijando su residencia en Nueva York. Tras dos años actuando en Estados Unidos, en 2012 decidieron trasladarse a Madrid. Su primer éxito les llegó poco después, en Julio de 2013, con el 1er Premio en el I Certamen Internacional de Jóvenes Músicos de Jazz «Ciudad de Talavera». El cuarteto ya lo componían Maureen Choi, Mario Carrillo, Daniel García (con quien también había coincidido en Boston) y Michael Olivera. A partir de 2014 han ido alternando giras por Estados Unidos, Asia (China, Corea, Japón y Taiwán) y España y han presentado dos nuevos discos, Ida y Vuelta (2015) y Theia (2019). Maureen es también profesora de violín en el Centro Superior de la Escuela de Música Creativa de Madrid y lo fue también durante tres años en el Campus valenciano del Berklee College. Y precisamente al finalizar un día sus clases en la Escuela de Música Creativa, me cité con Maureen en un café próximo para que me contara algunas cosas sobre ella y su música. Si algo de lo que he dicho aquí no se ajusta a la realidad es porque yo no escuché bien lo que me dijo o porque tomé mal mis notas. Desde estas líneas quiero agradecer a Maureen la amabilidad que tuvo al dedicarme esa hora larga en que estuvimos hablando. Una fantástica violinista y compositora y una mujer encantadora.

Dos españoles, un cubano y una estadounidense de ascendencia coreana forman un cuarteto que enfoca su principal estilo hacia la música de raíces latinas, sin dejar de lado otros géneros. En los tres discos que han grabado se percibe la evolución de su música. En el primero de ellos, que lleva por título Maureen Choi Quartet, todavía en Estados Unidos, el cuarteto tenía otros integrantes, con Rick Roe (piano), Sean Dobbins (batería) y Rodney Whitaker (contrabajo). Whitaker era el director de jazz en la Michigan State University y fue fundamental en los inicios de la carrera musical de Maureen, convirtiéndose prácticamente en su mentor. En este disco predominan los temas clásicos de jazz, composiciones de Ellington, Monk, Davis y algunos otros, pero ya con algún guiño a la música latina incluyendo No More Blues y Alegría, este último tema -precioso- compuesto por la propia Maureen. El segundo disco, Ida y Vuelta, contiene seis temas compuestos por Maureen y está esencialmente dedicado a la música latina e incorpora la colaboración de Javier Colina (Alfonsina y el Mar) y de Pepe Rivero (Valentía, Dama de Noche y Bilongo). Comienza con el tema que le da título al disco y que podéis escuchar y ver con la coreografía que se montó en el Centro Cultural Conde Duque en el siguiente enlace. Y ya en el tercer disco, Theia, también con seis temas de Maureen de los diez que contiene y con los arreglos a cargo de Mario Carrillo, como en el anterior, introduce la fusión con el flamenco en varios de ellos. Es el caso de Phoenix Borealis, Dance of the Fallen, Dear Paco o Sinner's Prayer.

Maureen Choi Quartet

Maureen Choi Quartet (foto cedida por M.C.)

Theia es un disco muy equilibrado que comienza con el mencionado Phoenix Borealis, en el que las iniciales notas suaves del piano de Daniel García dan paso a la estructura musical de seguiriya que tiene el tema y en el que hay un lucimiento especial de Mario Carrillo con el contrabajo. El disco lo cierra una versión de la Danza Ritual del Fuego, de Manuel de Falla (se añade una pequeña sorpresa al finalizar este tema, unos compases de Scheherazade, de Rimsky-Korsakov). Y entre el inicial y el final otras ocho composiciones de una gran belleza y muy bien interpretadas. Pero si he de mostrar mi preferencia por alguno de los temas del disco, diría que September, the First me ha resultado especial por esa sugerente emotividad que contiene. Pero repito, todo el disco me parece excelente. En el párrafo anterior he utilizado la expresión "fusión con el flamenco", pero Maureen no quiere denominar así su música ni decir que su grupo toca flamenco jazz, sino que utiliza los ritmos flamencos para llevarlos a su música. Le gusta la música española y recurre a un término curioso para referirse a ella, dice que es música guapa.

Ya he hablado en otras ocasiones del asunto de las fusiones, que tan de moda están ahora, pero cuando se hace desde el respeto a los diferentes estilos y con calidad en los arreglos y composiciones, nada que objetar. Y Maureen Choi lo hace así. Empezó con música clásica, se interesó por el jazz, le gusta la música latina, le gusta la música española y el flamenco y se siente cómoda con todo ello. La relación del jazz con el flamenco comenzó en los años 60 del siglo pasado (a buen seguro que hay antecedentes) con las primeras investigaciones e interpretaciones de Pedro Iturralde y las grabaciones que al final de esa década y principio de la siguiente hizo con Paco de Lucía. Por cierto, Iturralde también tocaba el violín. Y digo tocaba, porque Don Pedro Iturralde nos ha dejado hace tan solo unos días. Un grande del jazz. Es cierto que ya antes se había hablado de lo que vino a denominarse como tercera corriente, cuyo trabajo más representativo pudiera ser el álbum Sketches of Spain, de Miles Davis, pero no creo que a ese álbum pueda aplicarse el término de fusión de jazz y flamenco. Bueno, es igual, que los eruditos digan, el caso es que ahora hay grandes músicos que van por este camino, y que también ha despertado interés entre muchos aficionados. En las últimas semanas he conocido a una persona que se declara "loca del flamenco" y que está descubriendo el jazz y la conexión de ambos estilos y está encantada escuchándolo. Espero que incorpore también a Maureen Choi Quartet entre sus audiciones.

He visto al cuarteto un par de veces, la primera de ellas en Café Central de Madrid en 2017 y hace tan solo dos días en el Festival de Jazz de Madrid, en la Caja de Música de CentroCentro, en este caso con Borja Barrueta en la batería sustituyendo a Michael Olivera. Estamos en un momento complicado con motivo de la dichosa COVID-19 y hasta el último momento temí que se cancelara el concierto, pero no fue así, creo que estos eventos se están celebrando con responsabilidad y con todas las medidas sanitarias y de seguridad necesarias. Control de entrada, mascarillas, distancia de seguridad y aforo reducido. Sigamos así mientras dure el virus.

MCQ1

Maureen Choi Quartet (Festival de Jazz de Madrid, 6-nov-2020)

Desde luego, los organizadores del festival acertaron de pleno con el concierto que lo inauguró, porque me pareció brutal (como sinónimo de maravilloso). El concierto tuvo un repertorio basado casi todo en su último disco, Theia. Comenzó con la fuerza enorme de Danza Ritual del Fuego, magnífica interpretación del cuarteto, que ya nos indicó que el concierto sería de auténtico disfrute. Continuó con un homenaje a su madre (de Maureen) y a todas las madres luchadoras con Dance of the Fallen y otros tres temas más del disco, Canto Salamanchino, con lucimiento de Daniel García al piano, Phoenix Borealis y Sinner's Prayer. Y yo estaba esperando September, the First, que llegó. Esa composición me parece de una extraordinaria belleza y en grado superlativo, sublime, fue la interpretación. Maureen compuso este tema tras pasar un momento difícil y ahora se ha convertido en un canto a un nuevo amor. Cerró el concierto la versión que del Capricho Español ha hecho el cuarteto, que no está en este último disco, sino en el anterior, Ida y Vuelta. Y ya no hubo más, ni tan siquiera la tan deseada propina, porque el compromiso era el de finalizar a una determinada hora, que no está la situación para prolongaciones. Maldita pandemia. Aun así, fue una hora y media (larga) de verdadero disfrute.

MCQ2

Maureen Choi (Festival de Jazz de Madrid, 6-nov-2020)

He hablado de sus tres discos, diferentes y los tres de una gran calidad, pero ver y oír a este cuarteto en directo supera a la audición que podamos hacer de aquellos. La fuerza interpretativa que tienen es algo que te envuelve y te abstrae de cualquier otra cosa que no sea escuchar su música. En mi opinión, Maureen Choi está entre las grandes figuras del violín en el jazz actual. Sin llegar a "Fernando Galindo, un admirador, un esclavo, un amigo, un siervo" (Atraco a las tres), Maureen me ha ganado como fan suyo.

 

Ultima modificacion el Lunes 09 de Noviembre de 2020 13:03
Leopoldo Simó

Leopoldo Simó

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Ultimos articulos de Leopoldo Simó

Mas en esta categoria: « Cécile McLorin Salvant

Añadir comentario


Diseñado por:
Jaitek