Suscribirse

Blogs

Sábado 08 de Abril de 2017 08:58

14. El tango en París

por María Mirna Rugnon Paiva
Vota este articulo
(0 votos)

Como breve introducción al tema del tango en París es pertinente señalar que, en los comienzos del siglo XX, las clases más acomodadas, en Uruguay y en Argentina trataban de imitar el estilo de vida de la Belle Epoque.

La riqueza del alto comercio, por ejemplo, se refleja todavía en las construcciones de la zona del Prado o del Paso del Molino, barrios de Montevideo en donde las casas, a veces mansiones, así como el mobiliario, las modas, en general, así como las costumbres e ideas eran  venidas de Europa.

Era en esa misma época, cuando las familias rioplatenses acomodadas, en épocas de descanso, hacían viajes a Europa por barco, ya que en esos tiempos era el único medio.

 


Figura 20 Tango en París


En esos primeros años del siglo veinte, los trabajadores se fueron organizando en sindicatos, luchando para obtener conquistas laborales, dado el surgimiento de grandes empresas. De ese entonces data la fundación de una Federación Obrera en Uruguay.

Por otro lado, sucedió que en 1905, Enrique Saborido uruguayo, creó un academia para enseñar a bailar tango, en París, así fue entonces, cuando Ángel Villoldo, payador y Alfredo Gobbi, llevaron, por primera vez, partituras del tango a la capital francesa.

De allí derivó que, tiempo después, los marineros continuaron haciendo llegar periódicamente la música del tango a París, es decir, las partituras, lo cual tuvo una muy buena acogida en sitios nocturnos. Se ha dicho que allí, nuestro género musical recibió alguna influencia de lo apache, en cuanto a que la mujer bailaba con una falda corta. Y con esa falda bailaban el tango en la región rioplatense.

Este ritmo llegó a Alemania, Italia, Inglaterra e inclusive, según algunos autores, a Rusia, de ahí que se ha dicho que en Europa se conocía el tango antes de la Primera Guerra Mundial.

Sería tan conocido que los tangófilos afirman que hasta la Iglesia se ocupó del tango ya que el Papa Pío X prohibió esa música, años más tarde, cuando el Vaticano conoció mejor ese ritmo levantó la prohibición.

 

María Mirna Rugnon Paiva

María Mirna Rugnon Paiva

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Añadir comentario


Blog de Humor

Banner
Diseñado por:
Jaitek