Suscribirse

GRIEGOS Y ESPAÑOLES.

El Pasado 7 de julio Felipe González expuso en El País su posición sobre el referéndum griego y las nuevas negociaciones en curso. Felipe es una persona con buenas relaciones en las altas esferas europeas y mucha experiencia en ese territorio, pero ni puede ni debe,y probablemente tampoco quiere,escapar a sus propias responsabilidades.

El fué uno de los impulsores de la operación euro, y seguro que sabe por qué decidieron acometer la operación en las condiciones que hoy nos dan tanto dolor de cabeza, aunque de momento nada ha desvelado. En cambio, nos desvela el leader griegoque reveló y confirmó a la UE el calamitoso engaño de las finanzas griegas “en un ataque extemporáneo de honradez”, en su opinión.

A finales de 2007 el Consejo Europeo encomendó a 12 europeos una reflexión para identificar los desafíos de la UE en los próximos 20 años y analizar las respuestas más adecuadas para afrontarlos. La Presidencia del grupo de trabajo se encomendó a Felipe González, que la aceptó. Ese grupo incluye a un griego: KalypsoNocolaïdis. En marzo de 2010 el Grupo de Reflexión entregó su informe al Consejo Europeo, y en mayo de 2010 el Consejo Europeo inició el camino del austericidio. ¿Tuvo algo que ver el Informe del grupo de reflexión con esta decisión?.

Estos informes no suelen descender a la concreción, pero el del Grupo de Reflexión tiene aportaciones interesantes sobre la Gobernanza económica europea en las páginas 18 y 19 del Informe. En ningún caso recomienda una política de austeridad, sino más bien lo contrario. La Presentación del Informe dice en la página 4 que “para salir de la crisis necesitamos mantener medidas anticíclicas, hasta que la economía despegue por sí misma, porque la máxima prioridad sigue siendo crecery crear empleo. La Unión tiene que actuar, porque algunos Estados miembros hansobrepasado sus márgenes de maniobra con las obligadas operaciones de rescatefinanciero, con los gastos sociales y la pérdida de ingresos. Si aquellas (las medidas anticíclicas) se cortana destiempo podemos retroceder. Asimismo, los Estados que tienen margen demaniobra han de asumir mayor liderazgo”.Merkel y Alemania tomaronal pié de la letra lo de asumir “mayor liderazgo” pero ignoraron lo de “mantener medidas anticíclicas”. Llevan cinco años sacrificando a los europeos del sur en el altar de la austeridad.

 

El relato de la crisis griega involucra directamente a González, no por el Informe del Grupo de Reflexión ni porque haya contribuido a lageneraciónde la crisis (lleva sin responsabilidades políticas casi 20 años) sino porque la evolución histórica de Grecia es bastante similar a la que Felipe González tuvo que gestionar políticamente en España, y la verdad es que lagestionó de manera muy diferente a la griega. Grecia y España salieron de una dictadura en la década de 1970. En Grecia una dictadura de coroneles durante 7 años (1967-1974). En España una dictadura de un general durante casi 40 años (1939-1975). En Grecia y en España, una élite de familias pudientes bendecidas por la Iglesia (allí ortodoxa, aquí romana) tenían el control del país. En Grecia, como en la España del siglo XIX, las familias pudientes organizaron el bipartidismo para turnarse en el poder. Allí se llamaron Karamanlis y Papandreu, y en España se llamaron Cánovas del Castillo y Mateo-Sagasta. Grecia y España, ingresaron en la Comunidad Económica Europea unos años después de recuperar la democracia. Grecia en 1981. España en 1986. Grecia y España recibieron mucha ayuda económica de Europa, tanta que en España José María Aznar, aspirante a Presidente acusó al Presidente Felipe González de pedigüeño.

Hasta aquí las similitudes. Pero hubo importantes diferencias que hacen que hoy España tenga una posición un poco mejor que la de Grecia. La UCD de Suarez hizo reformas de transición que no acometió la Nueva Democracia deKaramanlis. La más importante liquidar una dictadura de 40 años y reformar los impuestos. Cuando el PSOE llegó al Gobierno de España (1982), González profundizó en las reformas económicas de la UCD y llevó a cabo una liberalización real acabando con las sinecuras, privilegios y estructuras de poder de la economía franquista (quedaron reductos en algún sector económico). Los fondos de la CEE se utilizaron en España para hacer infraestructuras (autovías, depuradoras, alta velocidad, etc.) y para financiar la reconversión industrial (los fondos de reconversión te llevaban el salario a casa).En cambio cuando el PASOK llegó al Gobierno de Grecia (1981),incorporó a Grecia a la CEE y utilizó los fondos europeos para extender a las clases medias griegas los maneras de la élite pudiente facilitando jubilaciones de privilegio y tolerando la evasión generalizada de impuestos.

La entrada en el euro nos devolvió a las similitudes. Ni Grecia ni España estaban preparadas para tener una moneda fuerte y bajos tipos de interés. Ni Grecia ni España estaban preparadas para recibir cada vez menos ayuda financiera de Europa y endeudarse con garantías de solvencia. Pero tanto Grecia como España necesitaban financiación, así que cuando las ayudas de la CEE empezaron a escasear,los dos países acudieron a los mercados internacionales de capital. Eran los tiempos de la expansión financierainternacional, así que los fondos privados e institucionales acudieron en masa, y en España nos volvimos locos: construimos más viviendas que en toda Europa junta, hicimos aeropuertos sin aviones, e iniciamos proyectos faraónicos sin faraón. A semejante desmadre vino a unirse la corrupción política y el saqueo de las Cajas de Ahorro. Los griegos no se volvieron locos pero se hicieron mentirosos. Sus Gobiernos buscaron la complicidad de los financieros para engañar a la Unión Europea sobre la realidad de sus cuentas nacionales e ingresar en el euro. Luego se endeudaron con la misma irresponsabilidad que los banqueros.

Así fuimos tirando griegos y españoles de vida alegre y de dinero ajeno hasta que llegó la crisis de 2008 y los mercados de capital internacionalse secaron. Entonces quedaron al descubierto lasvergüenzas que ahora vemos y no queremos reconocer. En los griegos sus mentiras. En los españoles nuestras locuras. Como dijo Warren Buffett “nunca se sabe quien ha estado nadando desnudo hasta que baja la marea”. Cuando bajó la marea, griegos y españoles quedamos al descubierto, así que no sé de qué alardea el ministro Montoro. La ventaja de España sobre Grecia es que el deterioro del bipartidismo PP-PSOE no llegó a los extremos del bipartidismo Nueva democracia-PASOK, aunque iba por el mismo camino. Afortunadamente CIUDADANOS y PODEMOS han llegado a tiempo de evitar el desastre. SYRIZA no llegó a tiempo y ahora gestiona el desastre griego que otros produjeron.

Felipe González, al enjuiciar el caso griego, no puede escapar a este relato. El y Aznar lo protagonizaron directamente y son responsables de los aciertos y los errores. Eso no hace mejores a Tsipras, ni a Iglesias ni a Rivera. Tienen derecho a criticarlos si lo hacen con argumentos y respeto. Por ejemplo González tiene razón al afirmar que la extrema derecha y la izquierda radical griegas han coincidido objetivamente en el NO del referéndum. También tiene razón cuando afirma que preguntar a cada pueblo-nación europeo lleva a la inoperancia y al enfrentamiento de todos contra todos.

La consulta a los pueblos-nación en referéndum es algo que se presta a mucha manipulación política, y no sólo por el contenido de la pregunta. Habitualmente la izquierda radical (PODEMOS, SYRIZA y similares) defiende que se pregunte a cada pueblo-nación europeo y si no les apoyas, te acusan de anti-demócrata. Pero yo argumento que si se trata de un tema de interés para el pueblo europeo, lo lógico es preguntar al pueblo europeo como un todo y respetar ese pronunciamiento, y me parece irracional consultar por separado a cadapueblo-nación del pueblo europeo. ¿Por qué tiene la izquierda radical tanto interés en preguntar por separado a cada pueblo-nación?. ¿Le interesa realmente la construcción europea tanto como predica, o sólo le interesa como excusa para defender los intereses nacionales?.

El gran problema de los líderes europeos es que tienen miedo al pueblo europeo y se sienten más seguros cuando se envuelven en la bandera de su pueblo-nación, incluidos los radicales de SYRIZA y de PODEMOS. Eso es un problema estructural que pone cada vez en mayor riesgo la construcción de la UE, porque las nuevas generaciones no vivieron los conflictos europeos y sus desastres, y el ser humano es un animal que olvida rápido. El descaro con el que los partidos políticos y sus líderes (incluido Tsipras) utilizan los sucesos griegos para reforzar sus posiciones nacionales es escandaloso. ¡Cómo es que luego se extrañan de que los nacionalismos antieuropeos tengan cada vez más adeptos!. ¡Ellos mismos los alimentan, desde los neoliberales a los socialistas radicales pasando por los socialdemócratas!. Este auge de nacionalismos europeos enfrentados demuestra que no es sólo el euro lo que está mal concebido. Es toda la Unión Europea, cuyas instituciones se han quedado viejas a pesar de los “retoques” y los “lifting” de estos 55 años. La solución al problema griego demuestra otra vez cuán grande es la senectud de esas instituciones y de sus métodos de decisión.

Madrid, 8 de julio de 2015

José Ángel Suárez González.

 

Blog de Humor

Banner

Opinion

Diseñado por:
Jaitek